DSC00482He aquí los conceptos que han formado la carrera de un apasionado del audio en México como pocos. Comunicador en medios de comunicación, empresario intenso, conocedor del mercado y de sus vaivenes, José Antonio Martínez Benita ha forjado un trayecto muy singular.

1- Durante mi infancia en casa siempre hubo música, sobre todo piano el cual lo tocaban mi madre y mi tío. A mi me fascinaba “perderme” escuchando viniles de las colecciones del Selecciones del Readers Digest, siempre en la hermosa consola de la casa.

2- Mi papá fabricaba consolas de la marca Shervy, tenía más de 100 empleados. Vendía consolas y radios de transistores viajando en su camioneta de pueblo en pueblo. Diseñó un tocadiscos que estaba montado en un portafolio de plástico Samsonite, fue un éxito en su momento.

3- La primera vez que un sistema de audio me volvió loco fue en casa de un nieto del expresidente Díaz Ordaz, un adolescente –al igual que yo- tenía un amplificador, grabadora y tornamesa Marantz con unas cajas JBL con dos woofers de 15” –los famosos drivers 2441- eso simplemente me descubrió el mundo del audio.

4- A los 15 años me asocié con dos amigos para poner un sonido móvil para fiestas, a la tercera fiesta me quede solo, pero me gustó tanto y me iba tan bien económicamente que lo seguí haciendo ¡hasta que cumplí 30 años!

5- Mi primer equipo de audio para rentas lo compré en McAllen, TX. Mi papá me llevó en la Combi y nos trajimos un amplificador y tornamesa Yamaha y unas bocinas ADS, ¡las cuales se quemaron en la primera fiesta!

6- Estudié comunicación en la Universidad Iberoamericana, mi sueño era ser cineasta. Al graduarme, uno de mis cortometrajes fue nominado para un Ariel por mejor corto de ficción, se llamaba Beatriz. No gané, me sentí muy decepcionado de los manejos políticos de los premios.

JA

7- En 1984 cobraba 3600 dólares por cada fiesta que sonorizaba. No podía ser mejor. Pensé que podía producir mi propia película con la lana que ganaba en el audio. Ni junté el dinero, ni produje nada, me absorbió el negocio de la música.

8- Otra fuente de ingresos en los ochenta, era comprar equipo de audio de la gente que lo anunciaba en el periódico El Universal, luego los revendía. Así conocí a un gran amigo que resultó ser Raúl Abreu que un poco hacía lo mismo que yo, pero él además se traía equipo de la frontera.

9- A través de Raúl Abreu conocí a José Luis Yga. Yo quería emular a Abreu y a Yga, que ya empezaba a rentar cajas grandes de Meyer a algunos artistas como Flans. En ese momento me metí al mercado del audio para touring.

10- En 1985 empecé Audiodynamics con la sociedad de Pablo Espinosa, desde ese entonces Pablo era un gran fan de Meyer Sound, en aquella época yo utilizaba más las JBL Concert. Después de mucho debate entre Pablo y yo, nos trajimos Adamson desde Canadá, ya teníamos una marca propia para ofrecer en renta.

11- Para el primer concierto de Rod Stewart en México en 1989, Armando García de la Cadena requería “un montón” de cajas JBL Concert –tal vez 150- nosotros colaboramos con 28 cajas para ese evento en Querétaro y Puebla.

12- A fines de los ochenta, Audiodynamics ya tenía clientes como Daniela Romo, Café Tacvba, Alejandra Guzmán, Ricardo Arjona y varios más. Teníamos más de 60 cajas Adamson, consolas Midas XL3, ecualizadores TC Electronic y más.

13- Nuestro objetivo en Audiodynamics era estar en grandes ligas, queríamos ser los proveedores de los conciertos internacionales que estaba trayendo CIE-OCESA. La verdad es que ese negocio se quedó en la empresa Clair Brothers; Alejandro Soberón así lo planeó.

14- En 1992, la situación del país atravesaba una crisis de inseguridad. Nos robaron un camión con toneladas de equipo para un evento de Caló. Eso nos desalentó muchísimo, además los costos de producción bajaron drásticamente. A mi parecer el mercado se prostituyó demasiado en 1993.

15- Afortunadamente en ese entonces empezó la relación con Hard Rock Café, empezamos como instaladores, pues el diseño de audio venía de una firma en NY. Fue Javier Prado quien nos dio la oportunidad de hacer un proyecto de primer mundo; no se había visto una instalación de ese nivel en México.

16- Nos “cayó” mucho trabajo con los restaurantes temáticos, además estábamos haciendo Rainforest Café, Planet Hollywood y muchos otras franquicias, así que diseñábamos, especificábamos e instalábamos en México, Centroamérica, Brasil y España. A mediados de los noventa Audiodynamics vivía la época de bonanza en instalaciones, así que abandonamos el área de conciertos.

17- Para mi, la instalación fija es como un negocio de doctor, necesitas una mente maestra que esté al tanto de todos los procesos, de otra manera si muchos meten la mano, acabas perdiendo calidad en el trabajo.

18- La crisis económica del 95 nos pegó durísimo, disminuyeron todos los proyectos de restaurantes temáticos. Sobrevivimos unos años con instalaciones medianas. Alrededor de 1995 terminé la relación de negocios con Pablo Espinosa. Me sentí muy presionado, quería cambiar de aires y decidí cerrar Audiodynamics en el año 2000.

19- Mis ahorros los invertí en la bolsa de valores y además abrí una escuela de pilotos para autos de carreras; tristemente en dos años me consumí lo que había ganado con Audiodynamics.

We're ready to fly it.

20- En 2002 recibí una llamada desde Ginebra, resulta que los suizos estaban interesados en comprarme la escuela de pilotos. No lo creí, pero sucedió. Con esa lana, abrí HiTech Audio.

21- Para inicios de este siglo todas las marcas de bocinas profesionales ya tenían representante en México, así que estuve buscando en todo el mundo para traerme algo de mucha calidad aunque no se conociera en el país. Mis opciones fueron Nexo, Outline y d&b audiotechnik.

22- Para inicios de este siglo todas las marcas de bocinas profesionales ya tenían representante en México, así que estuve buscando en todo el mundo para traerme algo de mucha calidad aunque no se conociera en el país. Mis opciones fueron Nexo, Outline y d&b audiotechnik.

23- Colin Beveridge, el representante de d&b en Estados Unidos fue quien me convenció. Escuche las cajas E3 con un amplificador sencillo; aquello era espectacular, emotivo y sorprendente, nada parecido a lo que yo hubiese escuchado antes.

24- Yo no busqué las marcas alemanas por su origen, a mi me interesaba ofrecer la máxima calidad posible en audio, consecuentemente resultó que las firmas germanas ofrecían eso y más. No nos interesa el segmento de bajo costo.

25- La filosofía de trabajo alemán concuerda mucho con mi sentir: son eficientes, prácticos y siempre se basan en resultados. Eso me atrajo demasiado.

26- La cultura musical alemana es una de las más ricas en el mundo. Son además fabricantes de instrumentos musicales poco menos que exquisitos. Me parece natural que esa herencia musical se traslade a sistemas de audio de supremo desempeño.

DSC00478

27- Yo distingo cuatro áreas del sonido Install:

A) Teatros, un negocio muy politizado y donde las licitaciones están muy monopolizadas.

B) Grandes instalaciones permanentes –estadios, arenas, centros deportivos, artísticos y culturales-, todo esto depende de la inversión gubernamental, la cual es prácticamente nula desde hace décadas.

C) Comercial, es el área más pujante pues son los pequeños y medianos empresarios los que apuestan por restaurantes, bares, tiendas, etcétera. Creo que es donde los instaladores están haciendo mejores proyectos y donde hay más recursos económicos.

D) Antros, los empresarios están buscando créditos a largo plazo que son prácticamente insostenibles ni por el distribuidor ni por el integrador; en realidad te piden ser socio para poder pagar el equipo de audio.

28- El mercado de Install es probablemente el más grande dentro del segmento del audio, sin embargo es complejo y las empresas integradoras necesitan encontrar el modelo de negocio que los haga crecer y fortalecerse sin desfallecer en el intento.

29- Me gusta crear empresa, me atrae mucho proponerme retos para alcanzar altos estándares, disfruto resolver problemas de organización, crear procesos para cumplir metas reales. Me gusta la competencia.

30- Me disgusta lo complicado que resulta hacer negocios en México, la absurda carga impositiva de impuestos y trámites. Quisiera que las oportunidades de grandes venues no dependieran exclusivamente del gobierno.

31- Entrar a retail ha sido una experiencia muy gratificante, hemos consolidado tiendas que venden productos de marcas prácticamente desconocidas pero de altísima calidad.

• Mejor artista: Frank Sinatra, la mejor voz de la música del siglo XX

• Mejor disco: Christopher Cross (homónimo), 1979

• Mejor concierto: John Williams con la Cincinnati Pops Orchestra

Related Posts