Por: José Luis Maya Vite de Harman Professional México

La experiencia culinaria que un establecimiento ofrece puede ser extraordinaria por el simple hecho de que la comida del lugar sea agradable al paladar. Mientras que la comida es lo que atrae a la gente a un restaurante o bar, toda la experiencia es lo que hace que el cliente regrese. La industria de restaurantes/bares cada vez está más saturada, por lo que es vital que exista un factor diferenciador, en donde la experiencia del consumidor, sea definitivamente tomada en cuenta.

Cualquier restaurantero exitoso diría que una de las mayores claves para el éxito en el negocio de restaurantes es el ambiente. El problema es que lo que define «ambiente perfecto» no sólo varía según el tipo de cliente y por el restaurante o bar, sino también por la hora del día. Un restaurante puede servir para cenar tranquilo entre semana, pero tienen una pista de baile y escenario para música en vivo los viernes o sábados.

Poner en pie este tipo de transición puede ser complicado, porque muchas cosas tienen que suceder rápida y suavemente. Las luces del escenario suben. La música de fondo cambia o se apaga. Los televisores se encienden o cambian a otro video. Debido a que tantas cosas tienen que suceder en un período de tiempo relativamente corto, una planificación cuidadosa va a garantizar que los clientes tengan una gran experiencia, incluso cuando todo cambia a su alrededor. Y esto  resulta mucho más fácil si se automatiza esta transición, ya sea que se trate de cambios sencillos en la música de fondo a lo largo del día o de una transición de experiencia audiovisual completa, los cambios pueden suceder sutilmente con poca o ninguna interacción requerida por el personal del sitio. Esto asegura que estos cambios ocurran correctamente y a tiempo, sin interrumpir la experiencia del cliente.    

Hay varias maneras en que la automatización puede simplificar las transiciones de humor, dependiendo de las necesidades del restaurante/bar. En el nivel más simple, el sistema de audio puede responder y ajustar la configuración del sistema. Los niveles de volumen también pueden ajustarse, con efectos aplicados o ajustados para hacer que el sonido sea más dinámico y animado durante las horas de la noche y suave durante la comida durante el día.

Sin embargo, no es sólo el sonido en sí que se puede ajustar. Los sistemas de audio pueden estar ligados a otros sistemas, como luces, de modo que la sensación del lugar  cambia, dependiendo de la «escena» seleccionada para determinada hora del día. Además añadiendo los sistemas de video, con los televisores cambiando a diferentes entradas y el ajuste de señalización digital para anunciar los alimentos apropiados para la hora del día.

La tecnología contribuye a la creación de una atmósfera que asegura a los clientes tengan una gran experiencia. Sin embargo, el factor más importante es el personal en sí. Es por eso que la tecnología de un restaurante verdaderamente eficaz permite al demás personal centrarse en los clientes y satisfacer los más exigentes de los paladares en un ambiente único.