El Rady Shell at Jacobs Park, una nueva y sorprendente adición al horizonte de San Diego, fue construido para albergar conciertos al aire libre de la Sinfónica de San Diego. El gran tamaño de la estructura junto a la bahía -19 metros de altura y 30 metros de ancho en la parte delantera del escenario- permite acoger grandes producciones y que los músicos de la orquesta se escuchen y respondan entre sí tan bien como lo harían en una sala de conciertos de primer nivel.

Para crear un entorno acústico óptimo que pueda ajustarse a las distintas actuaciones, se ha instalado un sistema acústico Meyer Sound Constellation® en el interior de la concha, lo que la convierte en el primer sistema Constellation diseñado para la acústica del escenario en un lugar al aire libre. La Concha Rady del Parque Jacobs se inauguró el 6 de agosto pasado.

Los ensayos previos a la inauguración y los conciertos en línea han suscitado elogios efusivos de los directores de orquesta.

“El sonido en el escenario es increíble”, dijo el director musical de la Sinfónica de San Diego, Rafael Payare, al periodista George Varga de The San Diego Union-Tribune. “Nos oímos de maravilla y te sientes como si estuvieras en una de las mejores salas de conciertos del mundo”.

Equipar la estructura de la concha con un sistema de acústica activa para la monitorización fue muy recomendado por Shawn Murphy, un mezclador de partituras de películas ganador de un Oscar (e ingeniero FOH frecuente para eventos orquestales al aire libre de alto nivel) que actuó como asesor especial de la sinfónica. El equipo Constellation de Meyer Sound diseñó el sistema acústico, y la acústica física complementaria se confió a Salter, el asesor acústico y audiovisual del proyecto.

Dado que muchas de las actuaciones en el recinto -sobre todo las de pop o rock amplificado- no utilizarían el sistema Constellation, el equipo de Salter recibió un doble encargo: diseñar una acústica de base que sirviera de apoyo a Constellation, pero que también proporcionara un buen ambiente cuando Constellation estuviera apagado.

“En cuanto a la firma acústica dentro de la concha, es bastante similar a la de un gran escenario de sonido de Hollywood”, dice el vicepresidente de Salter, Jason Duty, que asumió el cargo de acústico principal tras la jubilación de David Schwind. “Tiene una mezcla de elementos difusores y absorbentes, pero poca reflexión a través del escenario porque de eso se encarga Constellation. No queríamos que fuera totalmente seco, ya que querían que el escenario tuviera un poco de vida cuando el sistema estuviera apagado. Entendimos perfectamente lo que buscaba el equipo de Constellation”.

Para Duty, el tamaño de la estructura de la concha, su ubicación y la variedad de estilos de actuación hicieron que la acústica activa fuera la solución preferida. “Constellation es increíblemente útil en situaciones como ésta. El local está justo en el puerto, y tener el control para que los músicos oigan claramente a los músicos del otro lado del escenario es beneficioso. Además, existe la flexibilidad de ajustar la acústica a lo que se escucha en el momento”.

Tal y como está instalado, el sistema Constellation consta de 25 altavoces UPM-1XP™ y 22 UPJunior-XP™ autoamplificados a distancia, con 12 subwoofers UMS-1XP™ autoamplificados a distancia para ampliar la envolvente de reverberación hasta los registros más bajos. El DSP para controlar el sistema se suministra mediante una plataforma de audio digital D-Mitri® de ocho módulos, con dos módulos dedicados a alojar el algoritmo acústico de sala variable patentado VRAS. La detección del ambiente para la reverberación regenerativa la proporcionan 20 micrófonos Schoeps MK41 con preamplificadores CMC6. El integrador de sistemas del proyecto fue Solotech.

Para el director musical Payare, el resultado de la técnica es sencillo: un mejor entorno para tocar música. “Desde el primer ensayo que hicimos en The Shell, fue fantástico”, dijo al Union-Tribune. “The Shell tiene una calidad orgánica alucinante. Realmente puedes escuchar los equilibrios (de sonido) y actuar como lo harías en una sala de conciertos, no en un lugar al aire libre”.

La Concha Rady del Parque Jacobs fue una empresa de gran envergadura, en la que intervinieron otros actores clave, directa o indirectamente, en materia de audio y acústica.

Tom Schindler, de Salter, se encargó del diseño del sistema audiovisual, y Joshua Grossman contribuyó en nombre de Schuler Shook Theatre Planners and Lighting Designers. El arquitecto Greg Mueller, de la empresa Tucker Sadler Architects, con sede en San Diego, fue el diseñador principal y el arquitecto de registro de The Rady Shell at Jacobs Park, y Soundforms y sus socios londinenses Flanagan Lawrence, Expedition y ES Global diseñaron la cáscara de rendimiento. Rob Webster, de Gardiner & Theobald, se encargó de la gestión del proyecto de diseño y construcción, y el vicepresidente de operaciones de recintos, Travis Wininger, actuó como enlace del proyecto en nombre de la Sinfónica de San Diego.

Gracias al famoso clima templado de San Diego, la nueva sede prevé funcionar todo el año. Acogerá más de 100 conciertos y eventos al año, tanto de la sinfónica como de otras organizaciones, promotores o grupos de convenciones.