Por Luis Galvan, Gerente de Ingeniería en MULTIMEDIA

En la actualidad, la iluminación juega un rol muy relevante en nuestra vida cotidiana, nos da la posibilidad de llevar a cabo actividades tan rutinarias como cambiarnos de ropa o hasta utilizarla como un elemento artístico para embellecer nuestro hogar o espacio de colaboración.

Llevar a cabo la especificación de las luminarias, el tipo, la forma y las cantidades para lograr un balance correcto de funcionalidad, así como decorativo —a la par de cuidar un presupuesto responsable para cada proyecto— es un reto importante para los diseñadores de iluminación.

Ahora imagina que la iluminación de tus espacios es impecable, puedes llevar a cabo tus actividades y disfrutar el realce en la decoración y elementos artísticos que tanto cuidaste, sin embargo, te das cuenta de la manipulación de tus luces no es amigable: ¿por qué? Porque cambia dependiendo de la actividad que vayas a realizar, no es la misma iluminación que necesitas cuando tienes algúna reunión con los amigos que cuando quieres sentarte a disfrutar de un buen libro; tampoco la que se requiere para iluminar una escultura o un cuadro, que la que necesitas como camino de luz en escaleras o pasillos. Y esto puede pasar incluso teniendo atenuadores o dimmers.

Complementar tu diseño de iluminación con un sistema de control inteligente convierte lo tedioso en algo mucho más práctico, ya que no sólo se encarga de facilitar el encendido o apagado de las luminarias, estos sistemas de control permiten que te enfoques en tus actividades y el sistema de control es responsable de encender las luces que necesitas, en la intensidad que requieres y hasta con el tono de iluminación adecuado —si es que cuentas con luminarias que puedan jugar con los tonos o temperaturas de iluminación.

Ahora, con sólo presionar el botón de “fiesta” el sistema sabe que debe de encender las luces de las áreas sociales de tu residencia al 80% de intensidad y que cuando presiones el botón de “buenas noches” de la cabecera de tu recámara, debe apagar todas las luces interiores, y dejar encendidas las luces perimetrales de tu casa, pero solo hasta las 2 de la mañana.

Estos sistemas pueden crear ambientes o escenarios, tantos como tú necesites, basta nombrar las actividades que quieras tener y el sistema de control de iluminación tendrá escenarios predeterminados para tu comodidad: para ver películas, escuchar música, leer, meditar, trabajar, cocinar o hasta descansar. Incluso, puedes llevar más allá la intuición del sistema, mediante el uso de sensores de presencia, para que tus actividades fluyan con mucha más naturalidad. Deja que el sistema sepa que estás ahí y las luces se encienden.

El sistema de control de iluminación no sólo brinda confort y facilidad de uso, también genera ahorro energético, esto por supuesto trae consigo beneficios  económicos y ambientales. Mediante la atenuación de las luces puedes ahorrar energía; en muchas ocasiones, no necesitas tener las luces encendidas al máximo de su capacidad para llevar a cabo tus actividades, sobre todo cuando tienes una cantidad de luminarias bien balanceada. ¿La gente sale de los espacios y no apaga las luces?, mediante el uso de sensores de presencia, no sólo se encenderán las luces cuando alguien llega, sino que, al no detectar presencia de alguna persona, de igual forma las luces se apagaran, así que no habrá más gasto de energía por luces olvidadas.

¿Qué hago si tengo grandes ventanales que me permiten aprovechar la luz natural?, si empleo sensores de presencia, aun así, ¿se encenderán mis luminarias?, no necesariamente, puedes hacer uso de sensores lumínicos, que sabrán que cuentas con suficiente iluminación natural y no necesitas encender tus luces, con esto tu sistema de control se vuelve mas inteligente y puede tomar estas decisiones.

¿iluminación circadiana? Lograr un equilibrio entre la productividad y la relajación en un espacio que no cuenta con iluminación natural es vital. Factores físicos, mentales y conductuales pueden verse favorecidos a través de iluminación circadiana, pero ¿qué es este concepto? En la actualidad, existen luminarias que pueden imitar la temperatura de la luz natural, pero estas luminarias necesitan de un sensor que está midiendo las condiciones de la iluminación en el exterior, de este modo, el sistema de control instruye a las luminarias que varíen sus tonalidades durante el día. Esto pone en sinergía a la vista y al cerebro humano.

Los sistemas de control de iluminación no son sólo una cuestión de lujo. Los ahorros energéticos y el impacto en el medio ambiente, la facilidad de uso, los beneficios de salud y productividad que pueden traer consigo son argumentos que debemos considerar para comprender que contar implementar estos sistemas en nuestro proyecto tanto residencial como corporativo es una decisión responsable e inteligente.

Luis Galvan es Gerente de Ingeniería en MULTIMEDIA y lo puedes contactar en: luis.galvan@multimedia.com.mx o visita www.multimedia.com.mx