Situado a 3900 metros sobre el nivel del mar, entre los picos montañosos de Shigatse (Tíbet), el Gran Teatro Everest, recientemente terminado, tiene el honor de ser el teatro profesional de mayor altitud del mundo y ha sido apodado “la perla artística del tercer polo del planeta”.

Cuando el proveedor chino de soluciones audiovisuales EZPro recibió la responsabilidad de suministrar el sistema de refuerzo de sonido para el teatro, la fiabilidad y la versatilidad ocuparon un lugar destacado en la lista de criterios para mantener el máximo rendimiento durante todo el año.

“Para satisfacer las necesidades de los diversos espectáculos y actividades, la flexibilidad es absolutamente fundamental”, explica Zhu Liuwei, director técnico de EZPro.  “Con el sistema dLive, podíamos almacenar y recuperar diferentes “modos” -mediante el uso de archivos de espectáculos, escenas y la biblioteca de preajustes- para lograr cambios muy eficaces. Como el motor de audio dLive reside en el MixRack, es fácil cambiar la ubicación de la superficie si es necesario, y esto fue otra gran ventaja para el teatro.”

Para la instalación, EZPro asoció un par de consolas Allen & Heath dLive S7000 con dos MixRacks DM64 para operar como sistemas principal y de respaldo. La S7000 es la superficie de control más grande de la gama dLive, y ofrece hasta 216 tiras de faders a través de 6 capas de 36 faders, además de 26 SoftKeys asignables, y E/S analógicas y AES locales. Las pantallas táctiles duales de 12” proporcionan una visión general de la mezcla, con la interfaz de usuario Harmony que permite un control rápido e intuitivo de todos los parámetros.

El MixRack DM64 está construido en torno al núcleo de procesamiento XCVI de 96kHz de Allen & Heath, ofreciendo 128 canales de entrada con procesamiento completo, 64 salidas de mezcla con procesamiento completo, una arquitectura de bus configurable y una latencia líder en su clase de 0,7ms. El S7000 y el DM64 están conectados a través de dos tomas gigaACE redundantes y ambos admiten un par de fuentes de alimentación intercambiables en caliente para aumentar la redundancia y la resistencia.

Dado que Dante se utiliza en todo el teatro para la distribución de audio, los dos sistemas dLive se equiparon con tarjetas Dante y los puertos primario y secundario se utilizaron para proporcionar un enlace de audio redundante, a través de conmutadores de red, a los amplificadores de potencia y los altavoces. Además, se utilizó una conexión de audio analógica desde el MixRack principal para proporcionar un nivel adicional de redundancia en caso de fallo del hardware de la red.

“El sistema dLive cumple todos los requisitos. Una posición FOH flexible, facilidad de uso y una configuración rápida”, concluye Zhu Liuwei. “Y la variedad de procesadores DEEP incorporados ha ayudado mucho a los ingenieros de FOH a ofrecer una mezcla con calidad de estudio para las actuaciones musicales”.