Walt Disney. Todos saben quién fue y probablemente han sido tocados por alguno de sus productos o creaciones. Para muchos el nombre Disney es sinónimo de palabras como “magia” o “sueño”. Walt creó un mundo espectacular lleno de imaginación.

Pero ¿por qué empezar un artículo hablando de Walt Disney y su imperio? Simple, para ayudarte a cambiar tu forma de ver las cosas y comenzar a acercarte a plantear el  Audio y Video de una manera diferente. El mundo es cada vez más dependiente de la tecnología AV. No solo es una herramienta de mejora, sino una necesidad para muchos casos y ambientes diferentes. Entonces, ¿cómo nosotros como industria AV, cumplimos con la promesa de proporcionar la mejor experiencia posible?

El audio y video profesional es diferente de otras especialidades; funciona más como el corazón y el alma de un espacio porque afecta la forma en que las personas experimentan ese espacio. No hay que malinterpretar, AV no puede existe sin un lugar, aunque sea abierto. Muchos factores contribuyen a la experiencia global. Agradezco los centros públicos que brindan internet inalámbrico y comodidades; reconozco el valor de una silla cómoda y un espacio lo suficientemente cálido o fresco cuando se intenta proporcionar un espacio acogedor. Sé que sin la infraestructura que aporta TI, el mundo tal como lo conocemos se detendría. Pero los profesionales de AV tienen una ventaja sobre las otras especialidades en la construcción, ya que proporcionan los medios para un fin. AV es la parte muy visible / audible de la experiencia (una disculpa a los sistemas  de HVAC e hidrosanitarios).

Los sistemas audiovisuales no están en la intersección del arte y la ciencia, son esa intersección del arte y la ciencia. Son la línea directa a la razón por la que las personas ocupan un espacio en primer lugar: aprender algo, ver algo, escuchar algo, hacer algo, compartir algo. Las personas interactúan con nuestros sistemas. ¡Proporcionamos las herramientas necesarias y emocionantes!

Entonces, ¿cómo ayudamos a las personas a entender que el AV no se trata solo de equipos? ¿Qué se trata de personas y de cómo interactúan con nuestros sistemas?

Pensemos una nueva manera

Necesitamos pensar de una manera diferente sobre nuestros modelos de negocios, puntos de discusión, objetivos de proyectos, servicios y lo que es más importante, sobre el valor de nuestra contribución a la experiencia del usuario.

No va a ser fácil. A medida que comenzamos la transformación, aquí hay algunas cosas a considerar. Si intentas al menos uno, probablemente verás resultados positivos.

1. No te enfoques en las partes, enfócate en el resultado

La próxima vez que converses con un cliente potencial (o que seas el cliente potencial), trata de hacerlo durante toda la introducción sin mencionar el equipo. ¿Toda esa explicación del sistema que haces en la primera reunión? No lo hagas, es prematuro y puede terminar resolviendo el problema incorrecto proporcionando la solución equivocada. En su lugar, concéntrese en el propósito del proyecto (entender el por qué), las personas, cómo interactuarán con la tecnología y el problema / oportunidad que el uso de AV resolverá / brindará. Si tu cliente menciona una marca o un equipo específico, aprovecha la oportunidad para recordarle tu experiencia como la razón para incluirte en el proyecto. Regrésalos a la conversación sobre las expectativas del usuario.

Walt Disney sabía que la limpieza era importante para la experiencia de sus usuarios, por lo que se encargó de observar a los visitantes de su primer parque y descubrió que las personas cargarían su propia basura a una distancia de unos 30 pies (aproximadamente 9 metros) y luego la arrojarían en el suelo, por lo que en cada parque de Disney, los botes de basura que el propio Walt diseñó están ubicados a una distancia de 9 metros (30 pies).

TIDE & ISE 2018

2. En lugar de centrarse en los equipos, concéntrense en el servicio que está brindando

La mayoría de las veces, este término se refiere a llevar las conversaciones de AV a la cancha de “servicios administrados”, ofreciendo contratos de servicio, equipos arrendados, etc. Pero hay otra conversación importante que debe ocurrir en lo que se refiere a los sistemas AV y es que cada sistema que estes diseñando, integrando o pidiendo es “solo equipo o productos sueltos” hasta que el diseñador, integrador, ingeniero, fabricante o gerente de tecnología añada su experiencia a la combinación y determine el mejor uso del equipo para el objetivo en cuestión. Esa experiencia es la pieza más importante de tu negocio. Intenta pensar en el servicio que usted y el sistema AV están brindando.

Disney proporciona una experiencia excepcional, confiable y de alta calidad. Tienen altos estándares que se utilizan en toda la empresa sin excepción. Ese es su servicio. ¿Cuál es el tuyo?

3. En lugar de seguir la ruta “suficientemente buena”, eduquemos a las personas sobre por qué tu solución producirá los mejores resultados

No puedo contar las veces que hemos escuchado que la oferta más baja siempre gana, por lo que los profesionales de AV tienen que cortar, cortar, recortar y por lo tanto, no tienen el tiempo ni el margen para hacer lo que se necesita en el proyecto. El sistema termina siendo menos que lo ideal, el dinero es definitivamente una consideración. Pero retrocedamos un minuto y consideremos por qué las personas están dispuestas a pagar tanto por sus teléfonos. Es porque el servicio que brindan esos teléfonos está completamente en sintonía con sus necesidades. ¿Te imaginas la vida sin tu móvil? ¿Tomaste tu última decisión de compra en función de qué teléfono era el más barato o cuál se adaptaba mejor a sus necesidades?

¿Por qué la gente está dispuesta a pagar tanto dinero para ir a Disney World? ¿Buscan el parque de diversiones más barato? La forma en que presenta sus servicios tiene tanto que ver con la gestión de las expectativas como con el resultado. Puede que tenga que rechazar algunos negocios con ofertas bajas (que probablemente tenían un margen tan bajo que no valdría la pena de todos modos) para comenzar a cambiar la percepción de que “lo suficientemente bueno” está bien.

4. En lugar de enfocarse en tu compañía, enfóquese en su compañía

Los objetivos corporativos afectan el presupuesto. Al considerar el valor que se le otorga a lo que está aportando a la mesa, podrá tener las conversaciones necesarias para aumentar la conciencia de tu valor, especialmente si puede transmitir su capacidad para brindar la experiencia de usuario correcta.

5. En lugar de centrarse en tu experiencia, concéntrese en la experiencia de los usuarios

Escuchar es una habilidad. Utilízalo siempre. Los usuarios tienen mucho que decir, y aprecian ser escuchados. Evita las preguntas con respuestas cortas de sí / no y trata de obtener tanta información sobre cómo se utilizará el sistema, expectativa, prioridades, problemática, experiencias previas, etc. Luego usa tu experiencia para trabajar en la solución.

6. En lugar de centrarse en ¿cuánto costará la experiencia del usuario?, céntrate en ¿cuánto valor aportarás al mejorar los resultados y al retorno de inversión?

A menudo escucho que las personas no pueden darse el lujo de agregar pasos adicionales a sus procesos. Yo cuestiono esa afirmación, porque hasta que lo hayas probado, ¿cómo sabes cuál será el resultado? Se ha documentado que la incorporación de design thinking en sus prácticas puede aumentar sus ganancias.

Un estudio realizado por McKinsey & Company encontró que las compañías lideradas por el proceso de diseño de UX experimentaron un 32 por ciento más de ingresos y un 56 por ciento de rendimientos totales más altos en comparación con otras compañías (basado en 2 millones de datos financieros y 100,000 acciones de diseño durante cinco años). ¿Por qué no empezar con un proyecto piloto y ver cómo va?

Walt Disney estudió a las familias que esperaba visitaran sus parques, y al hacerlo, creó experiencias para sus visitantes que duran toda la vida. Tuvo que pensar de una manera nueva: acerca de la basura, las líneas, la música y cada detalle de la magia que es Disney. Me atrevería a adivinar que las compañías altamente exitosas ya piensan de esta manera.

Si el tuyo aún no ha comenzado, te invito a pensar en lo que haces de una manera nueva.

Es posible que Walt Disney no haya sido el creador de este concepto, pero seguramente lo puso en práctica de una manera que nadie más lo había hecho. Puedes hacer lo mismo. los resultados hablan por sí mismos.

En la actualidad, AVIXA está trabajando en herramientas para ayudarte a incorporar design thinking en tu trabajo diario. Un equipo internacional de voluntarios está trabajando en una guía para centrar nuestro trabajo en la experiencia del usuario. ¿Tienes curiosidad acerca de algunos métodos que puedes usar de inmediato? Manténganse al tanto de los recursos de AVIXA.

Por Ann Brigida , CTS, CStd