playboy6382Adoro mi tiempo libre. Pasar tiempo con mi familia, ir al cine o sacar al perro a pasear; todo ello lo prefiero a invertir días enteros frente a un ordenador buscando qué es lo más “trendie” en el mundo de la iluminación. A pesar de ser éste un oficio tecnológico que avanza rápido, y por mucho que nos guste esforzarnos en aprender un poco más cada día sobre nuestra profesión, ¿dónde está el límite entre ampliar conocimientos y malgastar el tiempo investigando tendencias pasajeras?

Querámoslo o no, esto es un negocio, y para que la industria se mantenga debe existir un flujo constante de dinero a través de compra y venta de productos. Se entiende por tanto que los fabricantes hagan enormes esfuerzos por sacar nuevas luminarias al mercado, intentando atraer nuestra atención y, como consecuencia directa, hacerse un hueco entre el inventario de las compañías de renta. El gran problema es que todo ese aluvión de información comercial puede acabar provocando nuestro recelo, especialmente si cada semana hay que investigar el nuevo aparato que ha sacado tal o cual fabricante, y nada dura.

sgmlightSi uno analiza el mercado de la iluminación en los últimos 35 años, comprobará las pocas grandes novedades a las que hemos asistido. Al margen de la llegada del LED, seguimos iluminando con los 4 sistemas ópticos clásicos (fresnel, PC, recorte y PAR), más irrupciones relativamente modernas como los bañadores de color, las luces estroboscópicas y los 3 formatos estándar de cabeza móvil (spot, wash y beam). Todo lo demás se lo ha llevado el viento. ¿Por qué tenemos entonces que leernos catálogos infinitos de fabricantes que, básicamente, nos ofrecen el mismo caramelo con distintos sabores?

Sé de una marca que tiene a la venta 35 modelos distintos de cabezas móviles, y ya ha descatalogado otros 51. ¿Tiene sentido haber probado 86 cabezas móviles distintas de un mismo fabricante en menos de 20 años? Yo creía que éramos diseñadores de iluminación en vez de cazadores de tendencias. Y supongo que, dado el precio de las luminarias, un comprador prefiere invertir en productos que duren 10 años, en lugar de renovar su parque constantemente en función de la moda imperante.

sgm_p5El mundo de la iluminación está lleno de opciones, y esa es una gran fortuna para los

que iluminamos. No obstante, necesitamos guías de referencia para orientarnos. Hoy

en día lo más sencillo es perderse entre miles de aparatos con exóticos nombres que

jamás veremos en un escenario. Personalmente, echo de menos aquellos estándares

que nos permitían saber a qué atenernos.

Las marcas sólo nos daban unas cuantas opciones para el mismo tipo de proyector, pero uno podía fiarse de ellos y aprender a utilizarlos a lo largo de los años, sin temer que fueran sustituidos en seguida por nuevos modelos.

Celebro que Peter Johansen diseñara su SGM sobre esta tradición de estándares duraderos, fabricando referencias claras, versátiles y fáciles de asimilar. Si se apuesta por luminarias de SGM, sólo hay que pensar en una fuente de luz (LED), puesto que todos los productos se basan en iluminación de estado sólido. Dado que la eficiencia de su catálogo actual dobla a la media del mercado, uno no tiene que preocuparse de que los aparatos sean solapados por generaciones LED futuras. Y dado que la gran mayoría son IP65, es fácil aceptar de que los aparatos van a durar y no generarán problemas.    

x-5Pero lo mejor es que el catálogo de SGM puede recitarse de memoria. Cuando pensamos en un bañador de tiro largo, pensamos en la serie P con sus dos tamaños (P-5 y P-2) y sus tres lentes (15º, 21º y 43º). Y aunque podamos escoger entre la versión más conocida (P-5 RGBW), la de temperatura de color variable (P-5 TW) o los 33,000 lumen del blanco puro (P-5 W), sabemos que mantendrán el mismo comportamiento. Pensemos en los estrobos, con sus versiones en blanco (X-5) o color (XC-5), y en su cegadora SixPack con todas esas posibilidades de anclaje. Si se quiere un todoterreno para campo cercano, SGM ofrece dos tamaños y dos opciones de color dentro de su línea Q (Q-7 / Q-7 W) para mayor cobertura y Q-2 / Q-2 W en formato compacto). Y si se desea una cabeza móvil, bastan unos minutos para elegir entre un spot / wash como el G-Spot y su hermano con cuchillas G-Profile, o bien una cabeza tipo beam como el pequeño G-1.

bendiaz_sgm

Sin duda es un alivio saber que con 14 luminarias en 5 categorías diferentes, más la línea de efectos y pantallas de vídeo, nos conocemos la marca a fondo. SGM deja así mucho margen para la llegada de nuevos productos, y ofrece la seguridad de que Peter no fabricará un aparato si no confía en hacerlo referencia. Al fin y al cabo, ¿cuántos nombres somos capaces de memorizar, si nos olvidamos de las direcciones DMX en lo que vamos de la consola al escenario?

Ben Díaz es diseñador de iluminación, director de fotografía y luminotécnico profesional. Tras haber trabajado en 22 países y acumular 15 años de experiencia en el mundo audiovisual, la docencia, el espectáculo y distintos proyectos empresariales, Ben es desde 2014 Area Manager y Product Trainer para el fabricante de iluminación danés SGM Light. Como parte de su trabajo en la compañía, representa a la marca en los grandes eventos internacionales y capacita a sus empleados bajo la supervisión de Peter Johansen, Director de Operaciones en SGM