Iniciar una empresa no es un tema fácil, en nuestra industria usualmente se hace porque se cuenta con buenas habilidades técnicas, se escogen líneas de negocio, nichos de mercado a atacar y especialidades que podemos ofrecer e ¡iniciamos!

Con el tiempo agregamos líneas de negocios o servicios, a veces iniciamos reaccionando a lo que el cliente pide, es más, a veces hacemos cosas sin el conocimiento necesario al menos al principio pero usualmente resultan bien. Pero hay especialidades que requieren especial atención y ese es el caso con el tema seguridad, hay mucho en juego.

Al hablar de seguridad hay dos líneas de trabajo, una es aspectos básicos de seguridad (que no por ello dejan de ser importantes) y seguridad para preservar la vida (como sistemas de voceo en casos de emergencia, en los que vidas de personas pueden depender de la eficiencia y desempeño del sistema).  Para fines prácticos nos enfocaremos en sistemas básicos de seguridad y específicamente en la conveniencia de hacerlo totalmente por cuenta de nuestra empresa o en sociedad con un experto en el tema.

En nuestra industria somos especialistas en integrar sistemas de bajo voltaje, es decir, expertos en el diseño e instalación, típicamente de sistemas de audio, video, redes, telefonía, control, etc. y como las señales de bajo voltaje se manejan de la misma forma, en teoría no debería haber problema para que pudiéramos trabajar con sistemas de seguridad, pero en realidad esto va mucho mas allá, desde las preguntas a hacer al cliente para identificar la necesidad y definir la funcionalidad del sistema, establecer con claridad las áreas y lo que se desea en cada área, las acciones.

Hoy en día cualquier componente al combinarse con otros equipos puede hacer múltiples acciones y esto aumenta conforme el sistema crece, por lo tanto, hablar de un equipo o dispositivo puede no ser lo mejor, lo ideal es hablar de funcionalidad, esto tiene la ventaja de que no importa que el usuario no conozca de tecnología, que mientras platicamos con él, podemos ir identificando con base a sus actividades y estilo de vida o de trabajo lo que el sistema debe hacer.

Al regresar a nuestra oficina, de las funciones identificadas se desprende la selección de equipos con que cubriremos, si hacemos el proyecto solos por supuesto la utilidad será mayor para nuestra compañía, la pregunta clave es si estamos listos para hacerlo de una forma confiable.

Y en un mundo ideal, al presentar la propuesta, esta describirá la funcionalidad con tanto detalle como sea posible, tratando de facilitar que el usuario se imagine el resultado en cada posible escenario.

Como especialistas integrando sistemas, definitivamente estamos en la posibilidad de hacer cosas en diferentes especialidades a partir de una acción o instrucción, es algo que nos distingue y donde podemos explotar nuestra capacidad al máximo, pero para ello, lo mejor es analizarlo y probarlo a detalle. En temas de seguridad, no será grato para el usuario descubrir cualquier tipo de anomalía, tenemos una sola oportunidad para lograr un sistema confiable y eficiente, si la perdemos, será difícil que el usuario crea en nosotros y los sistemas que instalamos para él.

Conclusión:

¿Nosotros solos o con una empresa especializada en seguridad? Esta es una pregunta que cada empresa debe responder por si misma, cada una es diferente, cada una con diferentes mercados meta y objetivos. Idealmente la decisión no es de una sola persona, así sea el dueño, conviene involucrar a las áreas de Ventas, Diseño e Instalación, todas ellas están o estarán involucradas y a todas les corresponde cierto grado de responsabilidad. Y cualquiera que sea la decisión habrá que hacerla de manera organizada y profesional.

Si optamos por hacerlo nosotros, seleccionar lo que haremos, esto nos lleva a los productos involucrados, encontrar un proveedor, hacer un plan de entrenamiento e idealmente maquetas para pruebas.  Si decidimos ir en sociedad con una empresa especializada, el enfoque es totalmente diferente, habrá que establecer políticas, procesos, definir áreas de responsabilidad, una estructura de operación bien definida, todo esto englobado en un acuerdo comercial claro para ambas partes.

Hay mucho en juego, verdadera integración es hacer las cosas fáciles para el usuario ligando sistemas, instrucciones y el servicio posventa necesario.

La música de hoy se agradece a la sala de conciertos Bimhuis en Amsterdam y su canal de YouTube, Bimhuis TV que cuenta con una excelente colección de videos de conciertos y eventos que se transmiten en vivo, altamente recomendables, para probar pueden disfrutar “Artvark saxophone quartet & Drums United” un ensamble de 4 saxofones y 4 tambores, o la presentación del álbum “When will the blues leave” con el trio “Engels (batería) Teepe (contrabajo) Herman (sax). Sesiones de alrededor de una hora que dejan un grato sabor, tan bueno como los whiskys Bowmore y Caol Ila que acompañaron estas sesiones.