En un giro inverso a las películas mudas de antaño, “The Companions: A Lost Screenplay” es una película sin imágenes en movimiento. O, como se describe en las notas que acompañan al Museo de Young de San Francisco, la instalación sonora se convierte en “un tipo de cine auditivo que explora el papel vital que desempeña el sonido en la configuración del espacio narrativo y afectivo en el cine”. La obra de 20 minutos, “mostrada” en el piso de observación icónico de de Young (uno de los espacios libres dentro del museo), combina vistas de 360 grados de la ciudad con una banda sonora de música y efectos sonoros reproducidos a través de un sistema de 24 canales de altavoces Meyer Sound.

“Los Compañeros: Un guión perdido” fue concebido por el artista Anthony Discenza, que había desenterrado el guión de la guionista Carol Montana en los años ochenta y se vio inmerso en su mezcla impresionista de cine negro y thriller psicológico. Con un argumento ambientado en San Francisco, el guión había sido elegido pero nunca producido.

Discenza, el primer artista comisionado para presentar una obra en Hamon Tower, contrató a dos destacados diseñadores de sonido de la cercana Skywalker Sound, Gary Rydstrom y Josh Gold, para producir la evocadora banda sonora. La noción poco convencional de “cine auditivo” resultó ser un reto conceptual y técnico. En lugar de trabajar con un corte en bruto de una película, Rydstrom y Gold tuvieron que crear un sonido que sugiriera imágenes y acciones para una narrativa como la que describe Discenza, que en este caso asume el papel de director de la película.

“En un nivel, mi trabajo era exactamente el mismo de siempre, apoyar la narrativa”, dice Gold. “Esto se debe a que las películas son experiencias inherentemente visuales, ya sea que las escenas se desarrollen en la pantalla o, como aquí, en la imaginación. Sólo tenía que sintonizar mis propias ondas cerebrales cada vez que necesitaba las respuestas que los elementos visuales suelen proporcionar”.

Muchos elementos de sonido en la historia fueron reunidos a partir de grabaciones dedicadas de lugares alrededor de San Francisco, tal vez el más notable el Órgano Skinner de 4,500 tubos de la Legión de Honor, el otro museo operado por los Museos de Bellas Artes de San Francisco (FAMSF, por sus siglas en inglés).

Rydstrom y Gold también utilizaron la vasta biblioteca de sonidos del Skywalker Sound para los 1,500 elementos discretos de la obra, incluyendo teleféricos, difusores de niebla y gaviotas. La mayor parte de la selección y edición de sonido se realizó en los estudios editoriales de Skywalker utilizando los monitores compactos Amie de Meyer Sound, con la premezcla final en Mix Stages de David Lean usando monitoreo Meyer Sound Acheron, altavoces surround HMS-10 y subwoofers X-800.

La premezcla, grabada en Pro Tools y codificada en el formato de sonido inmersivo DTS-X, fue llevada a la Hamon Tower para la mezcla final. El sistema de reproducción personalizado consistía en dos sistemas de reproducción de imágenes en espejo, cada uno con canales principales de LCR y surrounds, a medida que la “acción” se desplaza desde el extremo sur, hacia el norte, y luego hacia el sur durante el curso de la narración de la película. El sistema dual completo comprende 12 altavoces envolventes Meyer Sound HMS-5, seis altavoces miniatura MM-4XP y seis subwoofers MM-10XP.

“Los requisitos técnicos de la exposición eran un sistema de reproducción capaz de ofrecer una experiencia cinematográfica dinámica, de rango de frecuencia completo y de inmersión con un impacto visual mínimo en el espacio”, dice Brian Long, de Skywalker Sound. “Los altavoces Meyer Sound fueron seleccionados en base a su capacidad para cumplir con los requerimientos técnicos de desempeño dentro de una estética visual de bajo perfil”.

Según Josh Gold, el efecto de la banda sonora se tradujo muy bien desde el estudio a un entorno acústico no cinematográfico. “Los resultados obtenidos con el sistema Meyer Sound son fantásticos. Esto tuvo todo que ver con la colaboración entre Skywalker y los ingenieros del equipo de Meyer Sound. Además, afortunadamente, el ambiente de paredes de cristal era más amable de lo que esperaba”.

Gold destacó el efecto de las escenas del órgano de tubos Skinner. “Ese es mi sonido favorito en el sistema de reproducción de Meyer”, dice. “Ilumina la sala de cristal de una manera rica y agradable. Es un instrumento increíble”.

Este es el primer paso en una asociación de varios años en la cual los profesionales de Meyer Sound trabajarán directamente con los Museos de Bellas Artes de San Francisco. Elizabeth Thomas, Directora de Participación Pública, Museos de Bellas Artes de San Francisco, comenta: “La colaboración con Meyer Sound nos permitió crear la riqueza de un ambiente sonoro cinematográfico tan integral para el éxito de este proyecto único”. Estamos emocionados de seguir colaborando con artistas para crear instalaciones de sonido convincentes que hagan uso de este increíble espacio, con Meyer Sound a bordo para aumentar nuestra capacidad técnica”.

El diseñador de sonido Gary Rydstrom ha ganado varios Oscar por su trabajo en Saving Private Ryan, Titanic, Jurassic Park y Terminator 2: Judgement Day. Los créditos recientes de Josh Gold incluyen a los Vengadores: Infinity War, Rogue One: A Star Wars Story, y Brave.

Fine Arts Museums of San Francisco supervisa dos museos únicos – el de Young en Golden Gate Park y el Legion of Honor en Lincoln Park – y es una de las instituciones de arte popular más aclamadas de los Estados Unidos.