La tecnología acústica activa elimina la engorrosa carcasa del escenario y mejora la experiencia del público

Cuando la Sala de Conciertos Arlene Schnitzer de Portland reabrió sus puertas tras un paréntesis pandémico, los espectadores que asistieron al debut de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Oregón estuvieron encantados de escuchar una sorprendente diferencia en el sonido de la orquesta.

Tras la instalación de un sistema acústico Constellation®, experimentaron por primera vez una rica y equilibrada reverberación natural distribuida uniformemente por toda la sala. En el escenario, los músicos podían oírse con claridad a pesar de la desaparición de la enorme y poco agraciada carcasa física del escenario. El amado monumento de estilo rococó italiano de la Ciudad de las Rosas había adquirido una nueva y muy flexible firma acústica.

Con un aforo actual de 2776 plazas, la Sala de Conciertos Arlene Schnitzer forma parte de un quinteto de recintos gestionados por los Centros para las Artes de Portland, apropiadamente estilizados. Se construyó en 1928 como sala de vodevil, para pasar al cine sólo dos años más tarde y cerrar finalmente en 1982. Tras un proyecto de renovación de 10 millones de dólares, el local reabrió en 1984 como sala de conciertos polivalente y como nueva sede de la Sinfónica de Oregón.

“La nuestra es la primera restauración de un cine de época que instala Constellation, y eso hizo que fuera un poco la curva de aprendizaje”, dice el director ejecutivo de Portland’5, Robyn Williams. “Es un sistema sofisticado, pero está recibiendo críticas muy favorables. La experiencia del público es mucho mejor. Los que ni siquiera saben que Constellation está aquí dicen que el sonido de la sala es muy bueno ahora, y los que lo conocen dicen que es una revelación”.

La renovación de 1984 incluyó cambios significativos en la acústica arquitectónica, incluida la instalación de una gran coraza escénica, para que la reverberación de la línea de base fuera adecuada para las actuaciones sinfónicas. Pero los problemas persistían. Por ejemplo, las butacas situadas bajo el balcón profundo experimentaban un desequilibrio y una atenuación del sonido notables, y la enorme caja del escenario seguía sin distribuir el sonido de forma uniforme por toda la sala. Además, el viejo armazón era difícil de trasladar y almacenar, y empezaba a plantear problemas de seguridad.

Williams y otros responsables clave de la toma de decisiones habían dejado de lado inicialmente una solución acústica activa, basándose en parte en la experiencia con un sistema de generación anterior de un fabricante diferente en una sala de otro lugar de Oregón. Pero Williams cambió de opinión después de experimentar Constellation en la sala SoundBox de la Sinfónica de San Francisco.

“Enseguida me di cuenta de que podía ser la solución que estábamos buscando”, dice Williams. “La carcasa estaba al final de su vida útil y éramos reacios a gastar más de seis cifras en una solución que sólo servía para una organización artística. Constellation no sólo mejoraría la acústica para la sinfónica en el escenario y en el público, sino que ofrecería flexibilidad para la gran variedad de otros géneros musicales que acogemos aquí”.

Los principales responsables de la toma de decisiones, entre ellos Williams, el presidente y director general de la Sinfónica de Oregón, Scott Showalter, y los músicos de la sinfónica viajaron a Berkeley para escuchar la Constellation en la sede de Meyer Sound y en el Zellerbach Hall de la UC Berkeley. Tras una decisión consensuada, los engranajes se pusieron en marcha. Los especialistas en preservación histórica Architectural Resources Group trabajaron con los consultores teatrales de The Shalleck Collaborative en la planificación general y proporcionaron el marco para los detalles técnicos del propio equipo de Constellation de Meyer Sound.

“Es trascendental, una diferencia de la noche al día”, comenta Showalter, de la sinfónica. “Los músicos pueden oírse mejor entre sí y el sonido es más visceral en el público. Independientemente de dónde estés sentado, oyes un verdadero equilibrio de todos los instrumentos”.

Tal y como está instalado, el sistema Constellation consta de 86 micrófonos de detección de sonido ambiental y 294 pequeños altavoces meticulosamente colocados, con diversas combinaciones asignadas a cuatro zonas acústicas distintas en el escenario y en la sala. Las mejoras acústicas se crean mediante el algoritmo patentado VRAS, alojado en una plataforma de audio digital D-Mitri®. Instalado por Sound Image, es el sistema Constellation más grande de Estados Unidos en términos de despliegue total de altavoces y micrófonos.

El director de proyectos de Meyer Sound para Constellation, John Pellowe, antiguo ingeniero de grabación de música clásica para Decca Records en Londres, supervisó el exhaustivo proceso de puesta a punto, utilizando como fuente musical diversos conjuntos en el escenario. El sistema se estrenó a principios de octubre con el primer concierto de abono de la Sinfónica de Oregón bajo el mando del nuevo director musical David Danzmayr.

Consciente de que la sala atiende a otros clientes además de la sinfónica, Robyn Williams aplaude la mayor flexibilidad acústica. “Cuando redujeron la reverberación de la línea de base para la Constelación, mejoró la sala para la música amplificada más fuerte con la Constelación apagada, mientras que en ajustes intermedios la sala es mejor para conciertos de jazz y pop ligero”.

Consciente de que hay docenas de otros palacios de cine en todo el país reconvertidos ahora en salas de conciertos multiuso, Williams espera que la sala de conciertos Arlene Schnitzer se convierta en la meca de sus compañeros.

“Constellation es algo que da nueva vida a estos grandes edificios antiguos”, dice. “Crea una acústica nueva y flexible sin grandes paneles reflectantes ni nubes flotantes, por lo que no perjudica la estética visual. Es discreto y respetuoso con la arquitectura histórica”.

Basado en un avance patentado de procesamiento digital para espacios acústicos, Constellation coloca un reverberador multicanal entre matrices de micrófonos y altavoces distribuidos por la sala. El reverberador aumenta el volumen aparente de la sala física, mientras que la variación de la ganancia de los micrófonos modifica la absorción o reflexión aparente de las superficies de la sala. Al complementar las primeras reflexiones o prolongar la reverberación, el sonido en la sala se comporta como si ésta fuera más grande, tuviera una forma diferente o estuviera construida con materiales que presentan distintos grados de absorción o reflexión. La energía sonora introducida en la sala se recaptura continuamente, y las reflexiones de la sala decaen en nivel según el programa preestablecido para crear el efecto reverberante específicamente deseado. Todos los componentes del sistema son suministrados exclusivamente por Meyer Sound, y el equipo de Constellation se encarga del diseño y la puesta en marcha.