Aplicaciones educativas y corporativas
Aunque un monitor o un display de 50-60 pulgadas puede fungir como el modo de visualizar imágenes en una sala de juntas pequeña pero puede resultar insuficiente cuando hay más de 6 personas reunidas alrededor de una mesa. Y ni pensarlo en una aula universitaria. Hay límites que están determinados por el tamaño. Es allí cuando un proyector se hace necesario. Un proyector de video bien implementado puede ser una gran solución cuando se necesita una imagen grande, luminosa y de alto contraste.

También hay que apuntar que muchos proyectores tienen mala fama: imagen deslavada, imagen fuera del marco de pantalla (si es que existe pantalla), desviación trapezoidal, imágenes incompletas, desacoplo entre resoluciones y aspectos de la imagen… todos ellos, errores de instalación.

Es un hecho que la comunicación y la colaboración son dos factores de alto impacto en la productividad de una empresa, como también resulta la aplicación de técnicas pedagógicas en espacios educativos. Y en este esfuerzo, la imagen lo es todo. Las imágenes nos dicen cosas que a las palabras les cuestan mucho tiempo. Las imágenes develan resultados, pronósticos, alcances, ejemplos. Sea una gráfica, un texto, un video, una fotografía, una hoja de cálculo, las imágenes nos rodean y nos han vuelto dependientes de ellas.

Tampoco podemos olvidar que los espacios de renta de corporativos y los terrenos de las universidades son cada vez más costosos y por ende las oficina, las sala, los salones de clases.. todo se reduce. En espacios cada vez más compactos, se requieren soluciones flexibles e innovadoras. Es así como los proyectores de video de tiro ultra corto vienen a ser el equipo ideal en aulas, laboratorios, salas de juntas y huddle rooms.

¿Para qué sirven los proyectores de tiro ultra corto?
Conocidos como proyectores de ultra gran angular o de ultra gran alcance, estos proyectores son la solución a espacios pequeños que requieren de una gran imagen.

De una u otra forma, todos hemos asistido a la presentación donde el expositor emplea un proyector, mismo que coloca en una mesita a algunos metros de distancia de la pantalla. También hemos visto que el haz de luz invade la cara y fastidia los ojos del presentador y si es una persona dinámica que camine durante su charla, veremos continuas sombras provocadas por su cuerpo al ser un obstáculo ante la luz del proyector. Esto sucede con proyectores convencionales y con los proyectores portátiles.
Ante esta problematica surgieron los proyectores de tiro ultra corto, los cuales eliminan las molestas sombras de la gente que “bloquea” momentáneamente el haz de luz y eliminan el deslumbramiento de los presentadores.

Continua leyendo el artículo completo aquí