De cierta manera Sonos creó una categoría de audio llamada sonido multi-room inalámbrico y despues de mucho tiempo, sigue siendo el líder indiscutible. Otras empresas han intentado robarle mercado pero con resultados bastante sombríos; los de California representan una presencia abrumadora entre los entusiastas de la tecnología y el audio.

Sonos se ha convertido en una aspiración. En los ochentas mis familiares aspiraban a tener una televisión a color Sony, en los noventas mis conocidos querían un sistema de audio Bose, bueno pues ahora mucha más gente de la pensamos desea un equipo Sonos.

Desde hace años me fascina Sonos, pero no por ello voy a dejar de mencionarles algunos detalles que me dejarían aun más contento. Vayamos al contenido de esta prueba

Sonos Beam

Por fin ha aparecido la barra de sonido de Sonos para el gran público. Seamos honestos, no es lo mismo gastar 15,000 pesos en un Playbar o Playbase que 8999 pesos en esta nueva Sonos Beam. Sin embargo les adelanto que la gran mayoría de las personas que viven en pequeñas casas o departamentos serán más que felices con una Beam.

Antes de hacerles la descripción de mi experiencia con la Beam, les diré que yo la instalé en una recámara de 4 por 3.5 metros, donde suelo tener un sistema de cine en casa con receptor AVR, cinco bocinas con soportes a pared y un subwoofer, con una televisión modesta de 40”.

Déjenme decirles que si bien la Beam no produce la potencia o la sensación surround que el sistema descrito, resulta mucho más práctica, bonita y funcional, tanto que mientras la tuve a prueba, no quise regresar a encender y el escuchar el sistema HT instalado.

Y probablemente no lo vuelva a hacer.

Me explico, con Sonos Beam tengo toda la música del planeta gracias a las decenas de servicios de streaming, control mediante smartphone o mediante el mando a distancia de la TV, conectividad Wifi, Airplay2, claridad en los diálogos de las películas, control por voz mediante Alexa y una conexión simplísima donde basta un cable de la TV a la Beam. No mas enredos con los montones de cables que necesito para el receptor y las bocinas.

Sonos describe a la Beam como la Smart Speaker para tu sala. Probablemente estamos ante la bocina que defina la categoría de Smart Speaker, algo que el HomePod de Apple no logró por su ecosistema cerrado, que Echo de Amazon no ha consolidado por su pobre calidad de sonido y que Google Home y sus variantes que nadie conoce.

Sonos Beam está concebida para sustituir el pobre sonido de las televisiones actuales y aunque resulta esplendorosa por si sola, su mejor empeño lo obtiene cuando opera en conjunto con Sonos Sub y Sonos One para completar el ecosistema para Cine en Casa, claro a costa de un precio bastante alto.

¿Que hay dentro de Beam?

Hemos de decir que Beam es una barra de sonido muy delgada y estilizada, elegante incluso. Pesa 8.2 kg y mide 651 x 100 x 68.5 mm, puede ser negra o blanca. En la parte superior trae controles táctiles capacitivos para subir y bajar volumen, cambiar la pista de audio, play/pausa o para enmudecer al micrófono; tiene pequeños LED´s blancos de estatus.

Es interesante el trabajo de diseño pues en ese cuerpo tan delgado, la Sonos Beam tiene 4 mid-woofers elípticos (dos de ellos apuntando hacia los muros laterales), un tweeter al centro y tres radiadores pasivos para refuerzo en los graves. Todos alimentados por cinco amplificadores digitales Clase D. También existen cinco micrófonos de captación lejana con cancelación de echo y respuesta “beamforming”.

En cuanto a conexiones, por supuesto una tomacorriente para cable AC, una toma HDMI versión 2.0 idealmente para operar como ARC (Canal de Retorno de Audio) y un adaptador para fibra óptica, en el caso que la TV no cuente con HDMI-ARC. Cuenta con un puerto Ethernet 10/100 par hacer conexión directa al router en caso que la señal Wi-Fi del hogar no sea de lo más estable.

Hablando de Wi-Fi, la Beam opera con 802.11b/g, 2.4 GHz y se conecta de manera directa al sub o a los altavoces surround Sonos One o Play:1 con una señal de 5 GHz.

Control por voz

Alexa de Amazon viene integrada y funciona en inglés. A decir de los últimos rumores, Alexa debe aparecer ya en español antes que termine el año, en cuanto suceda se liberarán los “skills” y API´s para otros fabricantes y no duden que Sonos incorporará Alexa en español. Es una promesa de Sonos.

Pero bueno, si eres medianamente apto en el idioma de Shakespeare, podrás hacer uso de Alexa con comandos básicos como preguntarle la hora, los resultados de los partidos de futbol, así como usarlo como asistente personal pidiéndole que agregue citas a tu calendario o recordatorios. También puedes pedirle que reproduzca determinada estación de radio (está enlazada a TuneIn Radio) y entonces la Beam sintonizará esa estación. Alexa también funciona con Amazon Music (por el momento solo disponible para usuarios en Estados Unidos) y con Spotify (aunque los resultados para mi todavía fueron inciertos).

Al incorporar Airplay 2 desde la actualización de julio de 2018, Sonos ya opera directamente con los sonidos de tu iPhone, iPad o Apple TV. Así aunque Youtube no esté en el portafolio de streaming de Sonos, tú puedes escuchar cualquier video de Youtube a través de la Beam: basta “enviar” la señal de Airplay desde el iPad (desde el centro de control de tu iDevice) o Apple TV hacia la Beam. La verdad es que yo esperaba latencia asociada a esta maniobra; nada más falso. Airplay 2 funciona perfecto en Sonos y es una función que hará felices a todos los que estamos inmersos en el ecosistema Apple.

Con estas nuevas actualizaciones Sonos también funciona con Siri, pero en este caso le tienes que “hablar” a Siri en tu iPhone o iPad para que ejecute los comandos en Sonos. La ventaja es que Siri entiende mucho en español de tal manera que resulta más preciso.

Si bien al principio te sientes extraño hablándole a Siri o a Alexa, una vez que te acostumbras, descubres la magia del control por voz y no quieres regresar a la interfaz de una laptop o una tablet. Así yo le pedía a Alexa que pusiera mis alarmas para despertar, o le pedía que sintonizará la KEXP de Seattle. Sonos Beam te escucha sin tener que gritar y aunque estés a 5 metros de distancia; es sorprendente.

Si eres paranoico con el tema de seguridad y no interesa Alexa, puedes apagar los micrófonos entrando el menú de configuración desde un smartphone.

Para habitaciones pequeñas

La Sonos Beam me parece muy adecuada para habitaciones de hasta 20 metros cuadrados y si cuenta con las cuatro paredes, mejor. Recordemos que siempre obtendremos la radiación directa de los altavoces y toda la reflexión producida por efecto acústico hacia las paredes. Su tamaño se ve ad-hoc para estar debajo de TV´s de 40 y hasta 55 pulgadas. Como opción, Sonos ha prometido que habrá soporte para instalarla directamente en la pared.

Sonos no ha actualizado los códecs de audio que admite, por lo que opera con PCM estéreo, Dolby Digital y Dolby Digital 5.1, sin compatibilidad con DTS ni con formatos de audio sin pérdidas.

Tampoco hay soporte para Dolby Atmos.

En cuanto a los formatos de sonido, es importante asegurarse de que todas las fuentes envían señales Dolby Digital a su televisor y de que el televisor puede aceptarlas y enviarlas al Beam de forma nativa. Dependiendo de los dispositivos implicados, esto puede ser un proceso complicado, pero vale la pena hacer el esfuerzo ya que las señales Dolby Digital dan como resultado un rendimiento mucho mejor.

Como es habitual en los altavoces de Sonos, durante la instalación se le pedirá que sintonice el sonido de la Beam mediante el sistema Trueplay de la empresa, que utiliza el micrófono del iPhone para adaptar el sonido a la habitación y a la posición de escucha habitual (los teléfonos Android no son compatibles).

La función Sonos Loudness también está activada de forma predeterminada, lo que añade un peso de graves y una escala que falta cuando se apaga. Otros modos incluyen el Modo Nocturno y el Realce de Diálogo.

La configuración

La configuración es relativamente fácil como es costumbre en Sonos, una vez conectada basta abrir la app en el iPhone y añadir la Beam al sistema, para ello bastará oprimir el único botón que tiene la Beam en la parte trasera. Fácil.

Después habrá que reconocer la televisión para que el mando a distancia de ésta, pueda controlar la Beam, esto es muy simple si la TV tiene HDMI ARC y un poco más elaborado con televisiones antiguas que solo posean salida de audio mediante Toslink.

Luego se te pedirá ejecutar la ecualización adecuada de acuerdo a las características acústicas de la habitación, esto se denomina Trueplay y se realiza moviendo el iPhone de arriba a abajo ya caminando por todo el cuarto, esto para captar los tonos de prueba que se generan desde la Beam. Es todo. Después podrías integrar bocinas de surround o un Sub a la habitación.

Quisiera reseñar y decirles todo sobre Alexa en Sonos cuando exista de manera oficial en español, por ahora solo les diré que es un gran acierto de Sonos y que en inglés de verdad que se convierte en una función adictiva. Lo mismo cuando llegue Google Assistant, la plataforma de control de voz de Google, que debería estar presente en Sonos en algunos pocos meses.

El sonido

Beam suena muy bien en habitaciones de tamaño contenido, ofrece un escenario sonoro bastante amplio, con una excepcional apertura hacia los laterales. Cuando se usa en volúmenes decentes (80 dB´s) ofrece gran claridad en rango medio, excelente separación estéreo y buena extensión en graves. De manera personal me gustaría mayor presencia de agudos, pues al reproducir música creo que se queda corto en esa parte del espectro.

Es ideal para escuchar el sonido de las transmisiones de televisión, las series de Netflix y películas en Blu-ray. Para la gran mayoría de la gente el sonido será suficiente. Aquí cabe aclarar que si eres un fan del audio y buscas algo impactante y poderoso, será mejor que pienses en PlayBase también de Sonos que está indicada para salas más grandes y gustos más exigentes.

Algo que me gustó es que si estés escuchando música en la Beam y enciendes tu tele, de inmediato suspende la música y toma el sonido de la fuente asignada en tu televisión. No tienes que hacer ninguna maniobra.

Es de aplaudir la inclusión de HDMI dentro de Beam, Sonos hizo caso al mercado y por fin la incluyó, esto facilita aún más su implementación. Personalmente creo que le hace falta la entrada auxiliar analógica, pues ya me fue imposible conectar una tornamesa preamplificada al Beam, con eso puedes hacer multiroom de vinilos en todas las zonas de tu casa; omisión de Sonos.

Beam es mucho mejor como soundbar que como altavoz dedicado a música, pero al incluir Airplay 2 se lleva todas mis recomendaciones. La verdad es una delicia poder enviar la señal de mi iPad a la Beam sobre todo para ver videos de Vimeo y Youtube y detectar que lo hace mucho mejor de lo esperado: sin latencia.

Ahora todos los sonidos de la web o de apps puedo escucharla en la Beam sin restricciones. De hecho ya no importa si están dentro de los servicios de streaming del entorno Sonos. Pero si a esto le sumas la posibilidad de incorporar bocinas Sonos de generaciones anteriores, es una genialidad. Me explico: basta que tengas una bocina Sonos compatible con Airplay 2 como Sonos One o Sonos Beam para que todas tus otras bocinas Sonos (Play:1, Play 3, Play 5, Playbar) puedan enlazarse; así desde Youtube puedo enviar el audio a bocinas Sonos tan antiguas como las ZonePlayer S5. Excepcional.

Los graves que entrega la Beam son justos. Hay bocinas de Sonos que tienen mejor y mayor reproducción de graves como la mencionada Playbase o las Sonos Play:5; los muy clavados podrían adoptar por el Sonos Sub, aunque la combinación en precios ya resulta algo disparada (el Sub cuesta 15,000 pesos). En lo general me parece que los clientes que opten por la Sonos Beam tendrán el sonido deseado sin tener que añadirle más graves.

Conclusión

He quedado encantado con la Beam. Me parece un producto muy elegante y estético y con un sonido muy superior al esperado en un gabinete tan delgado. La claridad de los diálogos en las películas es algo a resaltar, tiene graves suficientes. La integración con controles de voz como Alexa es notable en inglés, por lo que las expectativas en español son prometedoras. También me agradó que responde a Siri (siempre de manera indirecta, hablándole a un iDevice). Lo de Airplay 2 es un gran paso para Sonos. Le da una funcionalidad que enamora a los usuarios de iPhone y iPad.

En lo general me parece una barra de sonido que por lo que ofrece en sonido y características resulta imbatible. Beam es definitivamente tu nueva soundbar.

Yo si me la compraría. Muy recomendada.

Distribuido en México por:

Sonos México. De venta en tiendas en linea como Amazon y con integradores.

www.sonos.com

Precio: 8999 pesos incluyendo IVA.