La nueva ciudad acogerá, sobre una superficie de 557 hectáreas, 130,000 habitantes, devolviendo a la naturaleza una gran superficie en la que se habría construido una zona comercial. 400 hectáreas de espacios verdes con 7,500,000 plantas (de 400 especies diferentes elegidas cuidadosamente por Laura Gatti, botánica y paisajista) de las cuales 260,000 serán árboles, 2,3 árboles por habitante, y el resto compuesto por arbustos y matas.

Gracias a los nuevos parques públicos y jardines privados, a los tejados verdes y a las fachadas verdes, los espacios realmente ocupados serán devueltos por la naturaleza a través de un perfecto equilibrio entre la cantidad de zonas verdes y la huella del edificio. La Smart Forest City absorberá 116,000 toneladas de dióxido de carbono con 5,800 toneladas de CO2 almacenadas por año.

Smart Forest City – Cancún es la primera Ciudad Forestal del nuevo milenio, una ciudad abierta e internacional cuyo desarrollo se centra en la innovación tecnológica y la calidad ambiental. Un centro de investigación avanzada que podría albergar todos los departamentos universitarios del mundo, organizaciones internacionales y empresas que se ocupan de temas de sostenibilidad muy importantes y del futuro del planeta. Nuevos departamentos de investigación y desarrollo se dedican a dar la bienvenida a investigadores y jóvenes estudiantes de México y de las mejores academias y universidades de todo el mundo.

Gracias a la contribución de la oficina alemana Transsolar, Smart Forest City – Cancún está concebida para ser completamente autosuficiente en alimentos y energía. Rodeada por un anillo de paneles solares y de campos agrícolas regados por un canal de agua conectado a una tubería marítima submarina, la ciudad se caracterizará profundamente por una economía plenamente circular.

En particular, el agua es un elemento clave en el proyecto: se recoge a la entrada de la Ciudad en una gran cuenca, donde también hay una torre de desalinización, y se distribuye por un sistema de canales navegables en todo el asentamiento hasta el cinturón de campos agrícolas que rodea el área urbana. Una serie de jardines acuáticos están diseñados para luchar contra las inundaciones como modelo para paisajes resilientes.

Esta nueva ciudad está concebida para tener un sistema de movilidad de vanguardia: MIC (Movilidad en Cadena) ha propuesto un sistema de transporte articulado que permite a los residentes y visitantes dejar sus vehículos en las afueras de la ciudad y confiar únicamente en la movilidad interna eléctrica y semiautomática.

El proyecto urbano de Smart Forest City – Cancún está diseñado de acuerdo con el urbanismo no determinista. Dadas las grandes invariantes de la estructura urbana -relacionadas con la infraestructura energética, la movilidad y el verde, la presencia de polos de desarrollo e investigación y el derecho de cada habitante a disponer de todos los servicios a una distancia peatonal y ciclista correcta- la Ciudad otorga una gran flexibilidad en la distribución de las diferentes tipologías arquitectónicas que se pueden articular en los cinco grandes sectores que define el Plan Director.

Más información:

https://www.stefanoboeriarchitetti.net/en/project/smart-forest-city-cancun/