La industria a tuvo un valor de 247 mil millones de dólares de manera global y un crecimiento anual esperado de 5.87% para el periodo comprendido de 2015 a 2024.

Estos comentarios son bastante prometedores, sin embargo, es fácil pensar que nuestro panorama en México pudiera ser diferente, sin embargo, hay mucho más que analizar. Los números de crecimiento nos dan tendencias a nivel macro, sin embargo, esta industria no solo es más grande que hace 15 años, sino podría decirse en muchos aspectos que es completamente diferente.

Prepararse para el mercado implica varios retos, pero siempre hay cosas que puedes hacer para prevenir sufrir en un futuro.

No te asustes

Cualquier recesión puede deberse a una infinidad de factores, y siempre hay sectores que sufren más que otros.

Durante una entrevista con Commercial Integrator, Dave Labuskes, CEO de AVIXA, justo toca ese punto: “La industria AV es 0.1 o 0.2% de la economía global, si esta llega a entrar en recesión o desaceleración, no significa que esto necesariamente lleve a la industria AV a una recesión. Esto no implica que estemos en una industria “a prueba de crisis”, pero sí que las soluciones que ofrecemos a nuestros clientes con frecuencia ofrecen ahorros, lo que impulsa la inversión en ellas justo en épocas difíciles”.

Durante la última crisis hace diez años, la industria se ajustó, pero no sufrió como otros sectores. De hecho, algunos profesionales de la industria incluso afirman que su negocio mejoró durante esa etapa, ya que ofrecieron tecnología que facilitaba la vida laboral moderna. La videoconferencia creció como la espuma ayudando a disminuir los gastos de viaje e incrementar el teletrabajo.

“Cuando eres parte de una industria que crece dos veces más rápido que la economía en todo el mundo, estás en un buen lugar, y esperamos lo mismo para este 2020”, opina Dave.

Diversifica tus fuentes de ingresos

Los integradores actuales, con frecuencia atienden a diferentes mercados, lo que les permite contar con una diversificación y balancea los ingresos.

Normalmente, una fuente importante de nuevos proyectos para el integrador normal se encuentra en construcciones nuevas, sin embargo, es justo ese fue el sector mas afectado en la recesión de 2008-2009, el cual cayó alrededor de un 30%.

Algo muy común es que los integradores normales están estructurados justo para atender al mercado de construcciones nuevas. ¿Por qué? Son muchas las razones, pero dentro de ellas figuran que es mucho más fácil hacer cableados e instalaciones, el cliente suele estar listo para invertir en múltiples especialidades, la interacción con otras especialidades es mas natural, y es más fácil corregir errores por omisión o falta de planeación.

Estudios de AVIXA indican que, a nivel global, es aproximadamente un 20% del ingreso de la industria el que viene de construcciones nuevas, mientras 40% viene de mantenimiento y 40% viene de renovación de instalaciones.

Si actualmente tu negocio ya atiende a diferentes verticales, ¿qué tan drástico sería el cambio para adaptarse y poder aprovechar más el negocio de mantenimientos y actualizaciones? Si, no es sencillo tomar responsabilidad de un trabajo que no hiciste tú en un principio, sin embargo, definitivamente hay dinero allí.

Por otro lado, hay otras opciones de diversificación. Atender mercados nuevos, agregar líneas de negocio e incluso divisiones nuevas. ¿Cuántas empresas que antes solo rentaban hoy hacen instalaciones fijas y viceversa? Solo recuerda que el cliente espera a un especialista y a un profesional en esta industria, por lo que la mejor manera de hacerlo para que sea rentable y no una iniciativa temporal, es asegurarte de hacerlo con estándares de calidad altos, de manera documentada y con correcta planeación.

Servicio, servicio, servicio

Tal vez ya estas cansado de escucharlo en todas partes; “Cambiar a modelo de servicios administrados”, sin embargo, cuando un integrador puede contar con cierta cantidad de ingreso constante de manera mensual, es mucho mas sencillo atravesar una época económicamente complicada.

De acuerdo con muchos expertos, el modelo basado en servicios es completamente a prueba de crisis económicas. El concepto no es nuevo, y en el sector de tecnología, algunas empresas tienen 30 o 40 años haciéndolo.

Mientras muchos integradores hoy debaten y analizan si es factible o conveniente para ellos entrar en ese negocio, el mercado en algunas regiones o verticales lo pide a gritos.

Esto obviamente agrega un nivel de complejidad nuevo para muchas empresas. Conceptos de los que hemos hablado como SLA (service level agreement), Downtimes, Tickets de Servicio, RMM (Remote monitoring and management), deben ser parte del lenguaje cotidiano, y los procesos deben ajustarse tanto a nivel operación como mantenimiento, recordemos que el objetivo es asegurar las herramientas funcionando por cierto periodo, y de preferencia, brindar inteligencia de negocios sobre el uso de esas herramientas, completamente diferente al de vender proyectos y luego pólizas de mantenimiento para ellos.

Elimina de las ineficiencias

Tristemente, el trabajo de un integrador AV puede llegar a ser muy ineficiente. Es una especialidad compleja por naturaleza. Lograr una comunicación eficiente entre todas las disciplinas que participan en un proyecto, como lo son arquitectura, construcción, diseño, mobiliario, TI, AV y otros especialistas.

Una buena recomendación en este respecto es mantener un proceso continuo de revisión del proceso de proyectos para identificar ineficiencias. Con esto no nos referimos a disminuir el costo de la calidad de materiales o herramientas, sino a identificar si tenemos actividades duplicadas, mermas, re-trabajos, visitas excesivas a obras, stock sobrado, etc.

Mantener una vigilancia a los procesos nos permite identificar necesidades de ajuste, sin embargo, eso es solo la primera parte. La segunda y más importante es planear y realizar ese ajuste. Ya sea brindar capacitación, definir lineamientos de diseño, políticas de devolución o cambio de equipos, mejorar calidad y frecuencia de actualización de planos, estandarizar las herramientas de las cuadrillas o definir espacios de práctica para hacer conectores, esto es lo que nos permite mejorar la eficiencia.

Es claro que los que formamos parte de esta industria, encontramos retos y una complejidad especial en nuestro trabajo diario, sin embargo, esa es solo una parte de la historia. La mejor parte, es que el AV profesional cada día que pasa toma un rol mas relevante en nuestra vida diaria, aunque eso no asegura nuestro futuro. La frase atribuida a Seneca y a Voltaire lo define bastante bien “La suerte es lo que sucede cuando la preparación coincide con la oportunidad”, no basta con solo estar en un buen lugar. Recuerda que tienes a AVIXA para ayudarte a trabajar en tu “Suerte”.

¡Hasta pronto! Escríbeme a sgaitan@avixa.org