Por Luis Galván, Gerente de ingeniería en MULTIMEDIA

Para disfrutar de un tiempo en familia, en pareja, amigos o solo por el placer de sentirse inmerso en el centro de un concierto, evento deportivo o una película, existen diversos factores que hacen de esta experiencia algo formidable o complicado, incluso causándonos algunas fatigas.

Cuando pensamos en un espacio donde queramos disfrutar de un rato de “Netflix and Chill”, ya sea un lugar dedicado para nuestro Cine en Casa o bien, podemos aprovechar las estancias familiares o incluso en la misma recamara, los primeros sistemas en los que pensamos en un sistema de audio envolvente, ¡claro!, es una pieza clave para brindarnos una sensación de ser parte del espectáculo y para sacarle el mayor provecho es importantísimo realizar una calibración del sonido por un especialista que procurara que todos los asientos disponibles obtengan la mejor experiencia de sonido posible.

Igual de importante que el sonido, es el video, si ya nos ocupamos de contar con una formidable pantalla o proyector con resolución 4K u 8K, ya tenemos lista nuestra colección de discos Blu-ray Ultra HD para sacar el mejor jugo del audio y el video o bien, contamos con nuestros servicios de streaming, llega el momento de instalar la pantalla. ¿Dónde será el mejor lugar para instalarla? ¿a qué altura? O bien ¿Cómo selecciono el tamaño adecuado? La selección de nuestra pantalla puede ameritar todo un artículo completo para entender todos los factores importantes a considerar cuando queremos tener la mejor selección para nuestras necesidades, pero hoy nos enfocaremos en su instalación.

Muchas veces la instalación de nuestra pantalla está limitada por diversos elementos como muebles, muros, ventanas, puertas, etc, por lo que es muy recomendable asesorarnos con un especialista con anticipación.

Sin embargo, una de las principales premisas que se busca cubrir es la ergonomía. Alguna vez, después de ver una película ¿Has sentido fatiga en el cuello o espalda? ¿te has sentido frustrado porque alguien delante de ti no te deja ver cómodamente? ¿desde el asiento que te tocó no percibes igual el brillo, los colores, o los subtítulos no son tan cómodos de leer? Puede ser que tus sillones o incluso tu cama sean cómodos pero las posturas necesarias para ver tu pantalla, podrían estar mermando la experiencia.

Así es, en conjunto con tu mobiliario, la posición de la pantalla juega un factor muy importante, sería ideal que antes de decidir dónde instalarla, se realice un ejercicio pensando en todos estos factores y para esto se puede realizar un estudio de isoptica, que por complicado que suene puede ser algo sencillo.

Al realizar este análisis de inmediato nos damos cuenta de las adecuaciones que tenemos que realizar para lograr el estado óptimo de la instalación. El ejercicio consta primero de recrear en un dibujo las condiciones actuales del usuario, con una vista lateral que nos permita ver las alturas de los diferentes elementos y una vista aérea que nos permita dimensionar la cantidad de usuarios, ancho de los espacios, etcétera.

Una vez recreados los escenarios en un dibujo, se crean unas líneas que simulan la línea de vista del espectador, hacia la parte más baja y más alta de la pantalla, con este simple ejercicio nos podemos dar cuenta si necesitamos subir más la pantalla, o bien, si subimos la altura de una segunda y/o más filas de sillones si es el caso.

La ubicación final de la pantalla tendrá un impacto en nuestra posición, esta instalación deberá fomentar que el espectador no tenga que quedar en una posición que le cause fatiga en el cuello o incluso espalda, dado que podríamos pasar al menos un par de horas disfrutando de una película con la familia, si nuestra instalación sigue estas buenas prácticas lo único que nos quedara serán las ganas de volver a disfrutar estos momentos.

Puedes encontrar a Luis Galván en: luis.galvan@multimedia.com.mx