Tras la famosa extirpación de su oreja izquierda, Vincent Van Gogh se habría perdido todo el impacto de las exposiciones Immersive Van Gogh, que actualmente se están agotando en nueve ciudades norteamericanas y que llegarán a al menos ocho más antes de finales de 2021.

Lo que escuchan los visitantes es parte integral de la experiencia completa, con las proyecciones envolventes de las pinturas del legendario artista realzadas por una partitura musical original reproducida a través de los sistemas de altavoces Meyer Sound. Toda la tecnología de audio y video para el despliegue en todo el país ha sido suministrada e instalada por Production Resource Group, L.L.C. (PRG).

La producción de Immersive Van Gogh corre a cargo de Lighthouse Immersive, con sede en Toronto, cuyo director de producción, Sean Richards, se encarga de supervisar los sistemas técnicos en todas las localizaciones. Richards señala que, aunque la importancia de los efectos visuales es obvia, a menudo se pasa por alto el papel del audio.

Ninguna película desde los años 20 ha sido muda, e incluso antes de los “talkies”, la música en directo acompañaba a las películas mudas, por una buena razón”, observa. “El efecto de una música bien diseñada es inseparable de los efectos visuales. Por eso no escatimamos en ofrecer la mejor experiencia sonora posible a nuestros espectadores”.

“PRG me asignó la dirección del diseño de audio de todos los nuevos sistemas a partir de abril de este año”, dice Douglas Plander, coordinador técnico de audio de la empresa. “A medida que el número de ciudades se ampliaba rápidamente, los productores hicieron hincapié en la importancia crítica de asegurarse de que la calidad técnica fuese uniforme y de excelencia en todos los lugares. Necesitaba un conjunto de herramientas flexibles basadas en altavoces con una respuesta predecible y constante. Además, era importante una solución autoalimentada, ya que no queríamos tener que lidiar con enormes racks de amplificadores en la sala de servidores. Ambos requisitos apuntaban a una solución autoamplificada de Meyer Sound”.

“Normalmente trabajamos en espacios grandes y acústicamente difíciles”, añade Sean Richards. “Con Meyer Sound, la combinación de versiones continuamente mejoradas de los diseños de los recintos, el excelente software de mapeo y diseño de espacios, y los altavoces acústicamente planos permiten evitar muchas dificultades que esperaríamos en nuestros recintos. Esta consistencia y facilidad de implementación ha beneficiado enormemente nuestro despliegue a nivel nacional, haciendo de estos sistemas una gran inversión”.

Plander espera que a finales de año se hayan instalado un total de casi seiscientos altavoces en las distintas exposiciones. Los locales alquilados en cada ciudad varían en tamaño y disposición, y el espectáculo de 45 minutos se desarrolla a veces en una sola sala, pero normalmente en varias galerías, hasta cuatro simultáneamente.

“Aunque los espectáculos son los mismos en todas partes, cada lugar es diferente”, dice Plander. “El tamaño de las salas, la altura de las ubicaciones de los altavoces y el número de altavoces son factores que influyen en el diseño de cada lugar. Solemos tener entre 16 y 24 altavoces por sala, pero sólo tenemos diez en una de las salas pequeñas de Dallas y 40 en una sala muy grande de Phoenix”.

La recién inaugurada sala de Dallas, un antiguo Templo Masónico, es un ejemplo de cómo la experiencia inmersiva de Van Gogh se adapta a diferentes tamaños de sala, ofreciendo a los visitantes una experiencia alternativa del mismo contenido. La muestra se presenta en una gran galería central (29m x 32m con un techo de 8.5m), así como en dos galerías idénticas más pequeñas (18m cuadrados con un techo de 4.8m). Las galerías más pequeñas utilizan cada una nueve altavoces ULTRA-X20™ con un USW-112P™ para la extensión de las bajas frecuencias, mientras que la galería grande despliega 12 altavoces ULTRA-X40™, dos altavoces ULTRA-X20 para la zona de visualización del entresuelo y cuatro subwoofers USW-112P.

“Gracias a la respuesta adaptada de los dos modelos ULTRA-X, el sonido se mezcla sin problemas de la sala pequeña a la más grande, con el mismo equilibrio tonal y los mismos niveles”, dice Plander. “Pero como los espacios acústicos son muy diferentes, el pequeño parece un club de jazz íntimo mientras que la sala grande se parece más a un concierto de rock”.

La reproducción de audio y video se realiza a través del servidor multimedia Mbox, propiedad de PRG. Tal y como están configurados actualmente, los sistemas de audio en red están en estéreo, con altavoces emparejados como L-R-L-R en toda la sala. Sin embargo, según lo estipulado por los productores, los sistemas pueden requerir la actualización a formatos multicanal en un plazo breve.

“Nos dijeron que nuestros sistemas podrían tener que acomodar hasta 64 canales de reproducción discretos”, señala Plander. “Esa fue otra razón por la que confiamos en la solución autoalimentada de Meyer Sound. Si los productores y el compositor quieren cambiar, por ejemplo, a un sistema 4.1, todo lo que tenemos que hacer es reasignar las asignaciones de canales y podemos hacer paneo inmersivo y efectos surround. No tenemos altavoces duplicados en canales de amplificación, ni sistemas biamplificados divididos en amplificadores, como podría ser el caso de las soluciones convencionales”.

El director de proyectos de PRG para Immersive Van Gogh es Branden Charlton, mientras que Bobby Klimuszko es el ejecutivo de cuentas supervisor. La instalación in situ es supervisada por Alan Henig y Paul Cotton, que suelen trabajar simultáneamente con equipos en diferentes lugares.

Immersive Van Gogh fue diseñado y concebido originalmente en Europa por Massimiliano Siccardi, con una banda sonora original de Luca Longobardi.