Su trabajo es la materialización, por un lado, de estudiar a fondo lo que hace nuestro cerebro auditivo en el National Research Council de Ottawa, Canadá y, por el otro, de una fascinación por la música y el acto de escuchar per se que está plasmado en el diseño y componentes de los altavoces PSB cuyo desempeño sonoro ha hecho las delicias de melómanos y audiófilos por más de cuatro décadas.

Paul S. Barton hizo del hobby un propósito de vida: las Alpha y Imagine Series lo constatan, y su obra cubre también el ámbito de la sonorización en aplicación de instalación y residencial como lo refiere en esta plática, tras una visita a México por invitación de Representaciones de Audio.

¿Cuáles son tus prioridades a la hora de diseñar unas bocinas? ¿Qué aspectos técnicos son los más importantes?

“Primeramente, el entorno donde estará el altavoz porque, por ejemplo, en términos de integración sabemos que la mayor parte de los altavoces se empotran a la pared o el techo, de modo que debemos considerar eso en las medidas que nos dan las reflexiones pues al poner un altavoz en la pared no se comporta de la misma manera en el cuarto”.

“Lo más importante en términos de reproducción de sonido es la respuesta de frecuencia y la prioridad es tener un balance en las frecuencias, lo más ecualizadas posible. Luego, la distorsión del altavoz porque no todos están en el mismo lugar. Si está el altavoz en la pared o en el techo, el sonido viene hacia ti pero parte de éste, antes de llegar contigo, se refleja y debemos poner atención en eso: en la respuesta al salir y al llegar a ti porque toda reflexión de sonido en el cuarto causa una modificación en el sonido directo desde el altavoz”.

“Otro factor importante es la sensibilidad, qué tan eficiente es el altavoz y saber si puedes escalarlo en cuanto a potencia, probarla en un rango de  87 a 90 dB, lo que significa que podemos trabajar con un rango de 60 a 100 watts, suficiente para cualquier reproducción. Un elemento más a considerar es la distorsión: que el altavoz no genere overdrive o distorsione. Al poner todo esto junto, en ese orden de prioridad, es como llevamos cualquier altavoz a su desempeño óptimo”.

“Todos los criterios que uso para diseñar altavoces están basados en escucha; en los estudios que realizamos durante todo un año. Pruebas a ciegas de doble pantalla donde, tanto el escucha como quien dirige la valoración no ven el altavoz detrás de la pantalla, sus juicios están basados solo en lo que escuchan. Lo he hecho cientos de veces y te puedo decir qué marca cada uno pero lo fundamental es que no tomo medidas y asumo qué es bueno sino que considero los resultados de las evaluaciones de escucha y correlaciono ambas. Así diseño el altavoz sabiendo lo que le gusta a la gente. El criterio de medida es escuchar, tiene que ser así”.

Hablando de HiFi, ¿qué tecnologías o materiales distinguen a PSB que ha posicionado sus equipos como una excelente opción en términos de costo-beneficio?

“Mucho de lo que hacemos tiene que ver con los complementos de los drivers y las frecuencias que estos cubren, que deben empalmar con el tamaño del driver y la frecuencia más alta que produce éste en el sistema. Si haces un woofer demasiado alto en frecuencia y cruzas el tweeter muy alto entonces todas las fases de respuesta serán sumamente diferentes porque el woofer puede reproducir altas frecuencias. Cuando miras uno de mis altavoces notas que luce como otros pero la forma en que reproduce el sonido entre los distintos drivers es única”.

En cuanto a bocinas para exteriores e intemperie, ¿qué consideraciones hay que tener en cuenta para lograr un buen sonido?

“Dado que no hay reflexiones, las bajas frecuencias necesitan más energía. Nuestros altavoces funcionan muy bien cuando se ponen contra una pared/muro. Si se ubican en el piso, habrá cierto refuerzo por el efecto del piso pero algo que se tiene que considerar es que debes compensar el hecho de que no tienes el cuarto (las reflexiones que propicia éste) y por ende la baja frecuencia no es fuerte. Hay que compensar con el ecualizador para lograr que el sonido se reproduzca como en un cuarto”.

Los jóvenes quieren bocinas inalámbricas e inteligentes ¿ustedes van a entrar en ese mercado?

“Tenemos opciones para ellos. Además de PSB, nuestra compañía tiene las marcas NAD y Bluesound. Esta última es como Sonos, tenemos productos para reproducción de sonido vía streaming (por internet, USB o Bluetooth) para que lo activen con sus equipos móviles. Yo he hecho algunos altavoces para esa marca también”.

¿Cuál es tu opinión sobre los servicios de streaming? ¿y sobre los archivos de alta resolución 24 bits 96 kHz y superiores?

“Bluesound fue la primera en ofrecer streaming de alta resolución para la música. Ofrecemos MQA como parte de la plataforma de Bluesound y, a diferencia de otros como Sonos, brindamos resolución de 192kHz a 24bit, la más alta en streaming y estoy orgulloso de ser parte del equipo de ingenieros que lo hizo posible”.

Vivimos el mejor momento para tener audífonos de calidad ¿qué tan diferente es la concepción del sonido que debe entregar una bocina a la que debe responder unos audífonos?

“Hay que considerar algo: la música grabada fue escuchada con altavoces en un cuarto y cuando escuchamos con audífonos no hay habitación. Recordemos que la baja frecuencia en un altavoz convencional va omnidireccional y las altas frecuencias se desempeñan en torno a éste. Entonces, quienes graban la música tienen como referencia ése altavoz y hacen sus criterios de mezcla con base en lo que oyen de manera que si tomamos dicha mezcla y la llevamos a los audífonos no percibes esas bajas y altas frecuencias. Bueno, eso fue lo que hice y lo llamamos RoomFeel. Es mi filosofía y te digo algo, se está volviendo más y más popular”.

Por Marisol Pacheco

W3