Dentro del replanteamiento de prioridades que podemos poner frente a nosotros como colaboradores de empresas integradoras de tecnología AV, hay uno que puede ser fundamental. Que el enfoque de todo lo que hagamos sea bajo el punto de vista negocios y no sobre tecnología, me refiero a que pensemos primero en asegurar el desarrollo de negocios de nuestras empresas.

Pensar en lo colectivo

Si formas parte de el equipo de ventas, ¿qué tal si colaboras en un plan para calificar de mejor manera a los clientes y al mismo tiempo buscar la forma de no dar descuentos?.

Si colaboras en el área de diseño de proyectos, ¿qué te parecería invertir algún tiempo buscando cómo hacer mas poderosas soluciones del tipo que en tu empresa son más comunes, tratando de hacerlas más poderosas, eficientes?.

Si tus responsabilidades están en el área de instalaciones, tu aportación puede ser sobre ahorro de tiempo o evitar re-trabajos.

Pero lo más interesante, podría ser que todas las áreas colaboren para encontrar la manera de hacer más poderosa y rentable a la empresa en el mundo de negocios, poniendo a un lado los aspectos técnicos de nuestro trabajo. Esto no significa hacerlo mal, descuidar el trabajo o dejar de aplicar los aspectos técnicos. Es poner en todo lo que hacemos, un enfoque en cuidar a la compañía por sobre todas las cosas.

Dejar que la gente trabaje

Esta propuesta quiere decir procesos simples, fáciles de entender y seguir por todo el mundo, establecer cómo deben trabajar las personas que cumplen con varias tareas (varios “sombreros” en la compañía), cuando se pone cada sombrero debe atender y pensar como corresponde a cada sombrero de manera justa e imparcial. Incluye a la gente en la elaboración del proceso para que se lo apropien.

En general la gente sabe hacer su trabajo y no forzosamente el equipo gerencial puede aportar a su trabajo, (¡ojo con esto al construir los procesos!), simplemente preguntando a la gente que hace el trabajo “si pudieras cambiar algo ¿qué sería”?, ese es una buena práctica de inicio para construir los procesos

Es común que los altos mandos quieran ser precavidos y se involucren en detalles profundos tratando de tener el control de hasta detalles mínimos de operación, hay un nombre para esto, se conoce como micro management, en algunas empresas es una práctica común, se trata de una forma de gestionar ejerciendo control excesivo sobre los miembros del equipo, prestando demasiada atención a los detalles del trabajo que realizan. Puede no ser malo si se hace durante un tiempo hasta lograr el cumplimiento de los objetivos deseados, pero si es una práctica permanente, termina por afectar la iniciativa del personal, por eso se recomienda que, si se implementa un plan de este tipo, se comente el tema y los objetivos con el equipo de trabajo y una vez logrado, paulatinamente se vaya relajando hasta establecer el método ideal.

Un técnico difícilmente es buen gerente

Del gerenciamiento depende la eficiencia de la empresa, por lo que, la responsabilidad de gerenciar en muchas ocasiones no cae en alguien del equipo de trabajo, en muchas organizaciones se prefiere traer a alguien de fuera, esto es entendible por muchas razones, pero no forzosamente para el personal del equipo de trabajo.

Una buena practica es definir las habilidades que buscamos y una vez definidas, analizar fríamente si alguien de la empresa las cumple. En caso que sí y decidamos promover a una persona, hay un riesgo, si no funciona, será muy difícil devolverlo a su posición anterior. En algunas compañías, no se asigna a un buen técnico a labores gerenciales, se le puede hacer daño y se corre el riesgo de perderlo, en caso de que sus frustraciones no sean correctamente manejadas.

El uso de herramientas como procesos o software idealmente es necesario para hacernos mas productivos, pero es conveniente involucrar al personal, explicar claramente que se espera de ellos, así como la importancia de su uso correcto.

Dile ¡No! a los descuentos

Y como comentario final, corresponde a toda la empresa trabajar para erradicar los descuentos o penalizaciones por alcances no cumplidos, estos sangran y afectan a toda la organización y hoy mas que nunca todos, verdaderamente todos debemos pensar que primero están los negocios y el bienestar de la empresa antes que ser super expertos técnicos. Debemos ser tan valiosos en lo que hacemos que en todos los proyectos dejemos clientes satisfechos,

Jazz al alba

La música de hoy es un homenaje al bajista Gary Peacock, famoso por si mismo y su gran calidad, a sus 85 años hizo musicalmente lo que quiso, hasta dejar de lado la música para estudiar filosofía Zen y estudiar biología, además de formar parte junto con Jack DeJonette del trio de Keith Jarrett.

Gary pasó a mejor vida el sábado 8 de septiembre y deja un gran legado musical, los invito a que lo exploren, les aseguro que pasaran buenos momentos. Brindo por Gary y las incontables tardes que pase oyendo su música. ¡Muchas gracias Mr. Peacock!

Escribe a Sergio Gaitan en su correo: sergio.gaitan@gmeelectronics.com