Panasonic

4K se ha vuelto una frase de uso común. Es increíble como el factor mercadológico hace su trabajo en nuestras percepciones sobre la tecnología en apenas unos cuantos meses. Hoy el consumidor quiere 4K aunque no entienda en absoluto qué es y cuáles son sus beneficios reales. En cambio, los integradores deben apostar por 4K por otras circunstancias que no son consideradas en el ámbito del consumidor final. 4K tiene beneficios tangibles para Digital Signage, Hospitality y displays comerciales, por lo que el cambio de generación de Full HD a 4K es inminente e imparable. Veamos por qué.

mccarran las vegas 4k

4K es cuatro veces la resolución de Alta Definición. Eso dicen todas las marcas de monitores y displays. Han abogado por la carrera de los pixeles como hace años hacía la industria de la fotografía; hasta que pusieron un alto. Más pixeles no significaban mejores fotos, lo mismo sucede en el video. 4K no significa cuatro veces más calidad que 1080p.

A diferencia de la electrónica de consumo, en el área de displays comerciales 4K tiene mucho sentido. Y es que los fabricantes no han catapultado una de las cualidades reales de una mayor resolución: ver un display a menor distancia. En efecto esa es la gran ventaja de 4K, poder ver contenidos nativos a mucha menor distancia que el estándar HDTV. ¿Y para qué sirve? Bueno en una residencia, casi para nada, a menos que hablemos de displays de 65” y mayores. En tamaños menores prácticamente no hay diferencia para el ojo humano contra resolución HDTV.

El asunto de la distancia a la cual vemos una imagen no ha variado en muchos años. La gente sigue sentándose en una sala entre 2 y 3 metros de distancia con respecto a una televisión. ¿Por qué? Es la pregunta a resolver. La tecnología ha evolucionado a pasos agigantados desde que dejamos los CRT´s en el cuarto de los tiliches. De hecho, al brincar de resolución estándar (480i) a HD (720p) y a Full HD (1080p) la gran ventaja anunciada era que podíamos tener displays más grandes y verlos más cerca. Lo primero se cumplió, lo segundo no. Sólo para ejemplificar, THX dice que una TV de 50” con resolución 1080p podríamos (o deberíamos) verla a 1.73 metros de distancia. ¿alguien lo hace? No. A fin de cuentas la televisión es un objeto, el cual también genera un volumen, un espacio. La gente necesita sentir confort para ver imágenes. Acercarse demasiado es algo a lo cual no estamos acostumbrados y nos hace sentir invadidos por la televisión.

Regresemos a los entornos públicos y comerciales. Digamos un aeropuerto. Ahí tienen displays informativos sobre el estatus de los vuelos, normalmente se colocan monitores de 40-50 pulgadas en un arreglo tipo flor y a una distancia de 2.50 metros del suelo. También existen monitores de señalización digital donde se proyectan anuncios publicitarios dinámicos en grandes superficies de 55 o 65” en posición vertical los cuales son vistos por los visitantes apenas unos instantes y a escasa distancia que suele ser entre 1 y 2 metros. Estas cortas distancias entre monitores y los ojos de las audiencias son un fuerte motivo para hacer crecer 4K.

Como ya lo hemos apuntado 4K tiene que ver más con la idea de acercarse a un display que con el simple hecho de tener más “cantidad de pixeles”.

frase1b

smartservices ru 4ka Planar_EP4K_Touch

Otra razón para el impulso de 4K sea la posibilidad de crear contenidos especializados y de nicho para esos displays; las agencias de publicidad y contenidos pueden elaborar videos con altísima definición sin problema alguno, gracias a la cadena de registro, edición y postproducción en 4K que ya está al alcance de los profesionales; no dependen de contenidos masivos para películas, deportes o series como si sucede en las televisiones del área de consumo.

El mundo profesional no está desligado de lo que sucede con el consumidor común, el cual ya tiene en la cabeza por lo menos los rumores de que la siguiente generación de televisiones es 4K y estas percepciones lo llevan a empujar 4K en espacios comerciales como bares, restaurantes y antros. Pero también las aplicaciones como señalización digital en aeropuertos (como lo visto en el McCarran de Las Vegas) promueven 4K en entornos públicos.

No es raro afirmar que 4K se establecerá con mayor rapidez en lo sectores comerciales donde existen aplicaciones de “misión crítica” donde la ultra alta definición es esencial para la ejecución de tareas como es en hospitales, centros científicos y de investigación y centros de comando gubernamentales. Además de eso, 4K está llegando a lugares donde un display cachaojos se traduce en negocio como en grandes malls, boutiques high end, parques temáticos y museos.

Imágenes médicas, mapping 3D, visualización en ingeniería son instancias que requieren altísima resolución y que son las primeras en incorporar 4K. En cambio en ambientes educativos, 4K todavía es considerado como un lujo.

La carrera por los 4K puede peligrosamente convertirse en la aspiración por 8K. Y esa es una preocupación de los integradores e instaladores. ¿Obsolescencia planeada?  Cabe acotar que la televisora japonesa NHK ya está produciendo materiales en 8K -los Juegos Olímpicos de Londres y los de Sochi por ejemplo- con definición de 7680 x 4320 en hasta 120 fps y audio de 22.2 canales. Hacía allá apunta el desarrollo que veremos en la siguiente década –algunos expertos dicen que 8K será consumo masivo en el año 2025. Por ahora 4K parece inminente inicialmente en las instalaciones fijas.

Hoy día la punta de lanza la llevan los displays planos, pero en cuanto los proyectores 4K puedan fabricarse en altos volúmenes, éstos superarán en número a los paneles y por supuesto tendrán mucho más desplazamiento en el sector comercial que en el entorno residencial. Y es que ahora estamos viendo muchos proyectores 4K DLP de 3 chips, pero en cuanto llegue la invasión de 4K con DLP de 1 chip –de menor costo-, éstos tendrán un impacto importante en el industria.

frase1a

IC Nanjing Foyer_01_CMYK 4kb main-event-5

Otro asunto es la conectividad. La transmisión de 4K requiere ancho de banda entre 3.5 y hasta 20 Gbps. De momento el estándar HDMI 1.4 permite el paso de señales de 4096 x 2160 hasta 24 fps o de 3820 x 2160 hasta 30 fps y un ancho de banda de hasta 10.2 Gbps. El nuevo estándar que empezaremos a ver este año será HDMI 2.0 que ofrece un ancho de banda de hasta 18 Gbps para resolución 3860 x 2160 hasta 60 fps, lo que permite 4K 3D a resolución total (si es que alguien todavía usa 3D). HDMI 2.0 también soporta dos streams Ful HD al mismo tiempo, lo cual si es una ventaja ya que se pueden tener dos imágenes 1080p en una sola pantalla. También soporta aspectos de imagen como 21:9.

Por cierto y aunque no es el tema neural de este documento, los cables HDMI súper caros no hacen ninguna diferencia, no se deje engañar.

Sin embargo, para los integradores HDMI no deja de ser un dolor de cabeza, por eso los profesionales eligen nuevos protocolos como HDBaseT que permite el envío de señales 4K sin compresión en distancias de hasta 100 metros (usando cable CAT5e o superior). Recordemos que HDBaseT es una tecnología denominada 5Play que soporta video sin compresión, audio multicanal, Ethernet 100BaseT, alimentación DC de hasta 100 watts y varias señales de control bidireccional –CEC, RS-232, USB, IR, IP- , todo sobre un mismo cable.

Algo de lo que casi nadie habla es de la compresión, un proceso que disminuye drásticamente el tamaño de un archivo para poderlo enviar a gran velocidad a través de una red. Nadie se salva de la compresión. Los códecs más usados son MPEG-2 para transmisión de TV 1080i / 1080p con bitrate estándar promedio de 19 Mbps. Sólo para comparar un Blu-ray usa el códec H.264 con bitrate de hasta 40 Mbps. Apple también usa el códec H.264 pero su tasa de bitrate es muy variable dependiendo del dispositivo que se use: nuevos iPads y iPhones puede soportar hasta 62 Mbps,  Apple TV usa 25 Mbps como máximo y 14 Mbps como promedio. Las descargas de iTunes video 1080p rondan los 8-10 Mbps. YouTube 1080p alcanza los 6 Mbps.

La regla general que la combinación de un bit-rate mayor y una alta definición generará una mejor calidad de imagen.

Planar_UltraRes_98Touch_environment 4kcChristie_Holt-Renfrew_projection-mapping

4K usa el nuevo códec H.265 formalmente llamado HEVC High Efficiency Video Coding el cual presume una gran eficiencia respecto a su antecesor H.264, reduciendo a la mitad el tamaño de los archivos sin afectar la calidad de imagen. VP9 es otro códec que pretende su ración de mercado, es de código abierto y fue desarrollado por Google. Actualmente se usa para YouTube 4K y en Chrome. Hoy son necesarios códecs cada vez más eficientes pues la industria está abandonando los formatos físicos para dar paso casi exclusivamente al streaming a través de internet.

Ancho de banda, tasa de bits y códec de compresión son factores importantes a considerar cuando evaluamos la calidad de imagen. Lo mismo de factor de contraste, profundidad de campo, desempeño en color y otras muchas características son vitales para un display. La calidad de imagen no está determinada únicamente por la cantidad de pixeles desplegados por un panel. Y otro factor que hay que considerar es la agudeza visual humana, tema que merece todo un texto en profundidad.

4K no sólo implica displays, monitores y proyectores, esta tecnología también genera un mercado alternativo para los fabricantes de procesadores de video, switchers matriciales, interfaces entre diversos cables, escaladores, convertidores de formato, transmisores, receptores, extensores y un montón de cajas negras necesarias para las instalaciones profesionales. Esta cadena es la que genera ganancias para los integradores, que además deben vender sus servicios como diseñadores de redes de video de ultra alta definición. No debe ser gratuito emprender un proyecto para instalar una red de 200 displays para un hospital, 25 televisiones para un sports bar o un sistema de señalización digital de amplio y lejano alcance.

Sea por necesidad creada o por un marketing agresivo, mucha gente ya está pidiendo 4K en sus hogares con nulos beneficios, pero esto sin lugar a dudas genera una oleada que hace que las instalaciones comerciales se vean como punto de referencia para demostrar las capacidades reales de 4K.

Sin duda, 2015 será el año del despegue de 4K en los entornos comerciales, corporativos y públicos.