Vivimos en una época dominada por lo visual y lo digital y en la que los videowalls de grandes dimensiones funcionan, en entornos muy diversos, como plataformas educativas, promocionales y divulgativas de gran eficacia y poder de persuasión. Centros educativos, corporaciones, empresas de broadcast, espacios de recreo y muchos otros tipos de organizaciones y entidades se benefician de la interacción reforzada que el videowall interactivo ha traído consigo.

Cuando se despliegan en tiendas, estadios, museos, universidades o empresas, los videowalls interactivos alargan los tiempos de permanencia y de atención, fortalecen la fidelidad de marca, proporcionan más satisfacción a la audiencia y favorecen una mayor notoriedad de marca y una mejor transmisión del mensaje.

Componentes  

El sistema de videowall interactivo suele estar compuesto de los siguientes elementos:

– Tecnología de display: múltiples paneles planos LCD o cubos LED de display de retroproyección basados en la tecnología DLP® formando interactivity_kit_3unos mosaicos de proyección en los que las separaciones entre los cubos resultan prácticamente imperceptibles.

– Tecnología interactiva: hardware y software de reconocimiento táctil, objetual y gestual que funcionan con programas intuitivos con los que crear contenido digital interactivo para el display.

Sea cual sea la tecnología de display que elijamos, al diseñar un videowall interactivo conviene observar los siguientes criterios:

– Anchura de bisel: en un display formado por paneles múltiples o cubos, cuanto más estrecha sea la anchura de bisel más agradable resultará estéticamente, pues habrá conseguido que esa mínima distancia entre pantallas resulte imperceptible. El espacio mínimo entre pantallas que resulta de un ancho “bisel a bisel” reducido favorece que la experiencia interactiva táctil sea mejor en cuanto a precisión y respuesta.

– Calidad de imagen: la resolución de la tecnología de display empleada en los videowalls interactivos debe ser lo suficientemente alta como para permitir una visualización clara y nítida desde cualquier ángulo y distancia, especialmente de cerca. Un display visual ultra brillante que genere unas imágenes vivas, ricas en color y de contrastes profundos, ayudará además a atraer la atención del público, que se verá estimulado a interactuar con el display.

mwp2074-2– Durabilidad: el diseño de los videowalls interactivos debe prepararlos para resistir el contacto continuo de una manera regular y dilatada en el tiempo. Existen opciones de protección, como el cristal de refuerzo óptico resistente al rayado, que aumentan la durabilidad del panel plano protegiendo la pantalla LCD. En los paneles planos que cuentan con la protección de una capa de cristal de refuerzo óptico las huellas dactilares se limpian con un limpiacristales corriente. Los cubos LED de display de retroproyección basados en tecnología DLP suelen contar con unas pantallas acrílicas resistentes y fáciles de limpiar que no precisan de protección adicional. Gracias a su acabado mate las imágenes están libres de reflejos, un aspecto especialmente útil en entornos de elevada iluminación ambiental.

Tecnologías interactivas

Es posible incorporar interactividad a un videowall de gran formato instalando un hardware de interactividad con capacidad para reconocer toques (de uno o más dedos), objetos (como punteros o pinceles) o gestos (como movimientos de mano o saltos). En aquellos videowalls en los que dos o más personas vayan a interactuar con el display, la tecnología interactiva deberá ser capaz de reconocer adecuadamente puntos de toque múltiples y simultáneos. Las dos tecnologías interactivas más extendidas son la tecnología basada en imágenes y la tecnología basada en sensores.

La tecnología basada en imágenes emplea una o más cámaras situadas tras la tecnología de display, en sus esquinas, o apuntando directamente al usuario. Es ideal para la actividad basada en los gestos o en aplicaciones que precisen únicamente de entre uno y cuatro puntos táctiles. Es esencial alinear adecuadamente las cámaras, un aspecto que incrementa el tiempo de instalación y complica el mantenimiento. Funciona mejor en emplazamientos de baja iluminación ya que se trata de una tecnología propensa a fallos de sobresaturación en entornos de elevada iluminación ambiental.

Por su parte, la tecnología basada en sensores utiliza una serie de sensores situados a lo largo de uno o dos bordes del display. Es ideal para aplicaciones que precisen de seis o más puntos táctiles. Posee capacidad para displays mayores y permite relaciones de aspecto que se salgan del estándar. También es ideal para funcionar en entornos de alta iluminación ambiental ya que la sobresaturación no afecta a los sensores.

interactivity_kit_2

Cómo interactúan los videowalls interactivos con el público

La mayor ventaja del videowall interactivo es su interacción con el público mediante la información que despliega. Un videowall de grandes dimensiones y con atractivo visual tiene, ya de por sí, muchos puntos para hacerse con la atención del público. Al incorporarle la interactividad aumentaremos su capacidad para atrapar la atención y el público se verá animado a detenerse y pasar tiempo ante el display.

Lejos de limitarse a consumir información, el público tiene control sobre lo que desea consumir. Haciendo seguimiento del tipo de información que el público solicita las empresas y organizaciones podrán hacer acopio de un feedback muy valioso.

La posibilidad que se ofrece al público de explorar de manera táctil la información o el mensaje desemboca en una experiencia más valiosa, divertida y gratificante.

christiecs_acura_smartlookAdemás, al aumentar el tiempo de permanencia ante el display, el público interactúa con el mensaje transmitido por la marca, lo que potencia su efectividad. La generación de unas experiencias interactivas tan fascinantes aumenta las probabilidades de que los miembros del público regresen al display para repetir la experiencia.

Por otro lado, la posibilidad que ofrece la interactividad de controlar la experiencia personal otorga a los miembros del público una sensación de independencia mayor y más satisfacción personal.

Su uso como medio de ventas autoservicio en el contexto de una tienda proporciona al cliente una alternativa a las estrategias de venta convencionales. Resultado: una experiencia de compra más satisfactoria.