A medida que las iglesias históricas se esfuerzan por servir a sus congregaciones actuales y ampliar su alcance mediante el uso de nuevas tecnologías, inevitablemente se encuentran con un equilibrio entre sus necesidades de sistemas de audio de calidad y el deseo de mantener la belleza estética y la atmósfera singular que forman parte de la experiencia del culto.

Esto es especialmente importante en espacios de importancia histórica como la iglesia Dom St. Martin de Eisenstadt (Austria), que recientemente ha instalado un sistema de audio PA de alta fidelidad y bajo perfil de Adamson Systems Engineering para mejorar la inteligibilidad de la voz y reforzar los pequeños conjuntos musicales contemporáneos con claridad y profundidad.

Anteriormente conocida como Iglesia de San Martín, la catedral gótica se terminó de construir en 1522 y cuenta con un órgano de tubos creado según las instrucciones específicas del compositor austriaco y “padre de la sinfonía y el cuarteto de cuerda”, Franz Joseph Haydn. A lo largo del tiempo, ha sufrido daños por incendios y ha sido reconstruida y, más recientemente, en 2003, se sometió a una minuciosa remodelación llevada a cabo por los arquitectos Lichtblau-Wagner.

En resumen, la Dom, sede del obispado de Eisenstadt desde 1960, requiere mucha más atención al detalle que una instalación normal.

La Dom también es famosa por su presentación de música sacra, incluido el Festival anual de Haydn de Eisenstadt, y requería un sistema de audio que ofreciera un refuerzo vocal e instrumental de primera clase y una reproducción prístina de la voz. “Este tipo de iglesias se diseñaron para proyectar la voz sin ningún tipo de refuerzo porque no había ningún tipo de refuerzo”, dice Jochen Sommer, Director de Operaciones de Adamson en Hamburgo (Alemania). Es un entorno acústico difícil, continúa: “Por eso, mejorar y conseguir más inteligibilidad, desde el punto de vista del diseño del sistema y de la estética, es un reto”.

El consultor de audio y diseñador de sonido Martin Laumann superó ese reto y especificó dos Adamson Point 8 para las líneas principales y seis altavoces coaxiales compactos de 2 vías PC5 como líneas de retardo, todo ello accionado por dos controladores amplificados Lab.gruppen PLM 5K44. Günther Huemer, de GH-Beschallung, se encargó de la puesta en marcha e instalación del sistema.

“Anteriormente, la iglesia tenía instalados altavoces de columna, pero la configuración carecía de inteligibilidad en la parte trasera del santuario y no era adecuada para algunas de sus actuaciones musicales”, explica Huemer. “Hicimos una simulación y luego probamos la configuración de Adamson durante los servicios de Pascua de 2019, y todos en toda la iglesia pudieron escuchar todo con mucha claridad. Una vez que se volvió a encender el sistema anterior después, la decisión de ir con Adamson fue obvia.”

Mientras que muchas iglesias gravitan hacia los altavoces de columna, los altavoces Adamson proporcionan un refuerzo más eficaz, especialmente para la música, añade Huemer: “A veces hay dos o tres músicos que tocan las guitarras y/o los teclados y los Point 8 y PC 5 son muy pequeños y proporcionan más salida y claridad que los altavoces de columna”. En definitiva, con los recintos Point 8 montados en la pared a ambos lados del altar a unos dos metros y medio de altura, y los PC 5 colocados en tubos de acero de dos metros de altura a ras de las columnas arquitectónicas del santuario de la catedral, “la transparencia y la respuesta en frecuencia son mucho mejores”.

Aunque el Point 8 es el miembro más pequeño de la familia Point Series de Adamson, tiene mucha fuerza y, junto con el PC 5, proporciona una reproducción muy detallada tanto de la voz como de la música en directo. “Y a pesar de tener cinco micrófonos abiertos todo el tiempo y un órgano muy ruidoso, no tenemos retroalimentación en el santuario”.

El resultado es una cobertura extremadamente uniforme y una excelente inteligibilidad en todo el recinto, añade Martin Laumann, que también utiliza un sistema Adamson compuesto por ocho S10, dos Point 12, cuatro Point 8 y cuatro PC 5 para su trabajo como “Tonmeister” en la prestigiosa sala de conciertos Musikverein de Viena, y cuya empresa, X Audio, instaló y ayudó en las pruebas del nuevo sistema de la catedral.