Hoy día, el Wi-Fi es tan representativo del entorno laboral moderno como son los pantalones caqui. Para los profesionales AV, la penetración de esta herramienta representa tanto una oportunidad como un reto.

Actualmente, el Wi-Fi está integrado en casi todas las computadoras portátiles, tabletas y smartphones, haciéndolo una alternativa a la abrumadora diversidad de conectores físicos en podios y mesas en salas de conferencias. A esto se debe que amplios conocimientos en Wi-Fi es una manera en que los integradores representen un valor agregado ante los ojos de sus clientes.

“Cuando más y más oficinas están haciéndose totalmente inalámbricas, no puedo imaginar que nosotros como integradores no tengamos éxito en implementar más de estos sistemas inalámbricos para presentaciones sobre redes LAN corporativas”, dice Tom Nyhus, Vicepresidente de Ingeniería en IVCi. “Es necesario que entendamos cómo funcionan mejor estos sistemas en un ambiente inalámbrico para optimizar la experiencia del usuario final”.

Alineándose con la red WLAN

Muchos sistemas AV inalámbricos usan las redes LAN inalámbricas (WLAN) ya existentes con los clientes, ya que es más barato que instalar una infraestructura dedicada. “Cualquiera que esté viendo mas allá más que usar algunas soluciones colaborativas inalámbricas, está pensando en cómo integrarlas en su red”, menciona David Fitzgerald, vicepresidente de Ventas a Canales de Barco.

En estos casos, los profesionales AV necesitan trabajar de cerca con el departamento de IT de su cliente, y no solo para garantizar la seguridad de los sistemas que están instalando. También necesitan facilitar a los empleados la descarga de contenido almacenado en la red cuando se usa una solución colaborativa inalámbrica, como al realizar presentaciones.

“El departamento de IT definitivamente debe estar involucrado en sistemas como los nuestros”, dice John Spiro-Colwell, gerente de Producto en Crestron Electronics, quien también ofrece la solución colaborativa inalámbrica AirMedia. “Buscamos estar enlazados con la cuenta corporativa de los usuarios. Queremos estar sobre la red WLAN del cliente porque queremos que el usuario tenga acceso a todos sus archivos y facilitar el uso de cualquier servicio de red que necesite”.

Este enfoque ayuda a hacer un sistema inalámbrico más amigable. “Es más fácil para los usuarios finales conectarse a una sola SSID (red inalámbrica) para acceder a los datos de su red mientras están realizando una presentación”, dice David Thorson, Gerente Senior de Arquitectura de Programación en AVI-SPL.

Sin embargo, si una red existente no dispone de la suficiente capacidad, tiene sentido implementar una red WLAN dedicada para aplicaciones AV, lo cual brinda tanto ventajas como desventajas. La ventaja principal es que hay un medio inalámbrico disponible y dedicado solamente para las soluciones audiovisuales. La potencial desventaja es que la introducción de nuevas señales de radiofrecuencias en un espacio puede crear inconvenientes o interferencias.

“Mientras menos transmisores haya, mejor”, dice Spiro-Colwell. “Si tienes un montón de puntos de acceso (AP), el “ruido” aumentará y puedes tener muchos problemas”.

Más fácil decirlo que hacerlo

La verdad es que crear una buena experiencia de usuario para soluciones AV inalámbricas es más fácil de decir, que de hacer. Por ejemplo, la capacidad y ancho de banda inalámbrico puede afectar la experiencia de un usuario final cuando se intenta transmitir streaming video en HD sin interrupciones.

Con las redes cableadas, los profesionales AV y el personal de IT de sus clientes pueden saber cuántos puertos hay conectados a un switch. Es más complicado saber qué el número de conexiones que puede manejar un punto de acceso Wi-Fi en particular.

“El máximo está en alrededor de 30 usuarios”, dice Spiro-Colwell. “Ningún fabricante te pondrá un límite fijo. Te dejarán conectarte, pero podrás tener resultados indeseados”.

Otra variable es la interferencia, que puede provenir de un dispositivo Wi-Fi no autorizado, como los que los empleados traen al trabajo, o de las WLAN de empresas vecinas en un edificio con múltiples espacios de oficinas. Esta contaminación inalámbrica afecta la capacidad de una WLAN. Por esto es importante hacer un estudio en el sitio al inicio del proyecto para identificar posibles fuentes de interferencia, así como los canales más despejados.

En el congestionado espectro del Wi-Fi, suele ser difícil encontrar canales libres. Si no hay ninguna forma de evitar la interferencia con otros usuarios, los integradores y usuarios deben determinar reglas para un sistema AV, enlistando los puntos de acceso y otros equipos Wi-Fi autorizados a conectarse, ya sea dentro del equipo en si o mediante la administración de la propia red de datos. De esta forma, los dispositivos invasores pueden quedar bloqueados. Solo para recordar, hay muchas otras tecnologías, no solo dispositivos W-Fi, que usan las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz.

Y, por supuesto, el entorno cambia con el paso del tiempo. Los vecinos y sus redes WLAN se pueden mudar, por ejemplo. Algunos puntos de acceso tienen analizadores de espectro integrados que continuamente escanean para identificar otros usuarios, interferencias y los mejores canales disponibles. Esta característica mejora las probabilidades de tener una experiencia AV inalámbrica confiable y de alto rendimiento.

“Los estudios y escaneos que solo enlistan otros puntos de acceso no siempre son suficientes”, dice Thorson. “Hacer un análisis adecuado de radiofrecuencias requiere un hardware especial para que los dispositivos que no tienen Wi-Fi también puedan ser identificados”.

También es importante considerar la experiencia de usuario en relación con la seguridad de la red. Una razón importante para usar AV inalámbrico es evitar la molestia de lidiar con conectores físicos. Pero esta facilidad de uso lograda por sistemas “unplug-and-play” puede verse reducida por las tecnologías y procedimientos de seguridad que las empresas implementan para prevenir que sus redes inalámbricas se transformen en puertos de entrada para vulnerabilidades.

Como advertencia para los profesionales AV, no deberían de intentar pasar por encima o ignorar las medidas de seguridad corporativas para hacer la experiencia AV más amigable. Por ejemplo, puedes intentar facilitar a los participantes de una conferencia que se conecten al punto de acceso inalámbrico, sin embargo, es probable que IT no quiera hacerlo “tan sencillo”.

“El punto de acceso no debería ser una invitación para accesos no deseados”, dice Thorson. Así que no es buena idea crear un nombre de red (SSID) como “Sala conferencias CEO”.

“Proyectar un mensaje en una pantalla que notifica a los usuarios para conectarse a una SSID Wi-Fi no protegida, y luego indica una dirección IP de un dispositivo en esa red, es una invitación abierta para los hackers o para usuarios metiches”, dice Thorson.

La ayuda está disponible y en camino

En general, al implementar una solución AV inalámbrica en la red de un cliente o en una red dedicada, es importante revisar todas las guías de instalación e instructivos de fabricantes AV y WLAN.

AVIXA publicó recientemente un whitepaper, “Retos y oportunidades en AV inalámbrico”, mismo que apareció en meses anteriores en esta revista y está disponible en la sección Insights de la página web www.avixa.org.

“Comprender las mejores prácticas Wi-Fi, como las instalaciones a tres canales, ayudará a aprovechar al máximo el espectro donde hay varias salas muy cercanas entre sí”, dice Thorson. “Ubicación y orientación de antenas, junto con ajustes de intensidad de señal, debería ser parte de la integración final, prueba y documentación”.

Por ejemplo, la potencia de transmisión inalámbrica del dispositivo ClickShare de Barco, puede disminuirse gradualmente para que su señal cubra únicamente la sala donde está ubicado y no invada los espacios adyacentes. “Es Wi-Fi estándar, así que tendrás 30 metros de alcance”, dice Fitzgerald. “En salas de reuniones, no necesitas tanto, así que puedes disminuir la potencia a un 75 o 25 por ciento para crear una cobertura menor. Así no tendrás tanta superposición de señal”.

A final de cuentas, al comparar y recomendar sistemas AV inalámbricos, es mejor enfocarse en aquellos que están diseñados para entornos empresariales. Esta elección hace la vida más fácil para integradores y clientes.

“Cualquier tecnología que requiera multicast WLAN, cableado y/o inalámbrica en la misma subred, un SSID con PSK que no es compatible con seguridad corporativa, o una red implementada con una postura y diseño de nivel consumo, es el caso más horrible que puedes encontrar en las redes empresariales”, dice Lee Badman, arquitecto de redes de la Universidad de Syracuse. Su blog es una excelente fuente de análisis con experiencia en el uso de Wi-Fi para aplicaciones AV.

Al final del día, los nuevos estándares como 802.11AC Wave 2, pueden ofrecer una flexibilidad adicional para mitigar las interferencias y maximizar la capacidad de una WLAN.

“Estas mejoras permiten un incremento de hasta cuatro veces en la capacidad y rendimiento, así como cuatro veces más canales en el espectro de 5 GHz”, dice Nyhus. “Sin embargo, muchas organizaciones han hecho inversiones significativas en infraestructura inalámbrica y son renuentes a invertir en los puntos de acceso más nuevos del mercado. Como bien sabemos, la tecnología avanza, avanza y no se detiene”.

Nuestro conocimiento para implementación de soluciones AV en redes no debe reducirse únicamente a configuración de canales y passwords de WLAN. Herramientas para análisis de frecuencias inalámbricas, análisis de tráfico y ancho de banda deben estar disponibles para realizar este trabajo, así como el conocimiento para diagnosticar, planear y resolver correctamente.

La oferta educativa de AVIXA en cuanto a redes comienza en el curso Los Fundamentos de la Industria Audiovisual, sin costo para miembros Premium y Elite.

Revisa más de la oferta educativa de la asociación en www.avixa.org o escribiendo a sgaitan@avixa.org. Arrancamos con los primeros cursos presenciales en Ciudad de Mexico el 25 de Abril. ¡Hasta pronto!