Antes de la era de los jets, los transatlánticos eran considerados un medio común para viajes intercontinentales. En los últimos años, la navegación de recreo  ha tenido un gran éxito. La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros proyecta que 24 millones de personas embarcaran en algún crucero este año.

Esto ocasiona que las empresas pongan especial atención a las experiencias de los clientes, y esto no exenta al sector AV. Discotecas, teatros, salones, salas de conciertos y hoy compiten con las opciones que los usuarios finales pueden encontrar en tierra, lo que a su vez ha facilitado a los cruceros el atender a los eventos corporativos. Por ejemplo, Norwegian Cruise Line, que opera 15 barcos y fue nombrado como el número uno en la categoría de “Mejor Espectáculo” en 2014 en el ranking de cruceros de CNN, tiene una estrategia comercial muy audaz con barcos enteros para eventos corporativos.

Los cruceros compiten con los parques de diversiones y destinos como Las Vegas, Cancún o Los Cabos para clientes corporativos y consumidores. Eso genera innovaciones como el simulador de caída libre o el  bar automatizado a bordo del crucero Quantum of the Seas de Royal Caribbean, que se apoda “el crucero más inteligente de la historia”, con costo de aproximado de mil millones de dólares.

Los eventos en el mar pronto alcanzaran todos lo disponible en un hotel u otro lugar y al día de hoy espectáculos como Vaselina y Chicago ya han sido presentados exitosamente en el mar. Sin embargo el mar sigue siendo el mar y como siempre la industria AV se adaptará.

Continua leyendo el artículo completo aquí:

http://musitech.com.mx/install17mayo/index.html?r=11