Suministrada por See Factor en 2019, la primera instalación fija de la tecnología L-ISA en una galería de arte sigue deleitando sonoramente a los artistas y al público en las nuevas exposiciones

ARTECHOUSE NYC, situado en una sala de calderas nunca antes ocupada bajo el emblemático Chelsea Market, es uno de los destinos y experiencias artísticas más singulares de la ciudad de Nueva York. A pesar de sus confines centenarios, ARTECHOUSE se presenta, con razón, como la organización de arte para la era digital. Es un espacio innovador para exposiciones de arte inmersivo e interactivo dedicado a proporcionar las plataformas más avanzadas para los artistas que impulsan el género y experimentan con las tecnologías emergentes y las nuevas formas de expresión creativa.

Geometric Properties, que estará abierta hasta septiembre de 2021, es un ejemplo perfecto. Los visuales fractales creados por el artista holandés Julius Horsthuis, con bandas sonoras originales de Michael Stearns y David Levy,  son motivos de la más reciente exposición de la galería; un entorno de 30 minutos de duración, que hace volar los ojos y que “explora patrones matemáticos fundamentales para estimular la autorreflexión existencial y enfatizar el puro asombro del ser”, según el sitio web del artista.

Pero lo que hace único a ARTECHOUSE NYC, y lo que permite a los artistas llevar su creatividad a nuevos niveles, es la implementación de la tecnología L-Acoustics L-ISA Immersive Hyperreal Sound. Diseñada e instalada en la galería principal para la gran inauguración del local en septiembre de 2019, L-ISA de L-Acoustics permite a los artistas ampliar sus lienzos de lo visual a lo auditivo.

“Esta es la tercera ubicación de ARTECHOUSE, y queríamos que impulsara el punto de referencia de la experiencia”, dice el director creativo ejecutivo de ARTECHOUSE, Riki Kim. “Cuando estudiamos el elemento de audio, L-Acoustics y L-ISA destacaron entre la competencia. El atractivo era tener un sistema de sonido envolvente sin “puntos calientes” en la sala, además de un sonido claro y transparente que pudiera expresar la amplia gama de tonos y emociones del arte. Pero no se trataba sólo del producto, sino también de la gente de L-Acoustics y de cómo se acercan a nosotros como socios en el arte. Con L-Acoustics, las personas y los productos son un paquete completo”.

See Factor, con sede en Queens, suministró el sistema de sonido de 31 canales de ARTECHOUSE NYC, que consta de 20 altavoces L-Acoustics X8 utilizados como altavoces perimetrales/exteriores, diez altavoces 5XT desplegados como altavoces superiores/interiores y dos subwoofers SB15m, que funcionan como un único canal mono. Todo el sistema de sonido está alimentado por un total de seis controladores amplificados LA4X, y la mezcla inmersiva funciona a través del procesador L-ISA. La tecnología de sonido se complementa con un sistema de proyección láser de 150 megapíxeles y 16K de resolución, propietario de Barco.

Los compositores y diseñadores de sonido de instalaciones artísticas -como el compositor berlinés Kerim Karaoglu, que realizó el diseño de sonido de la instalación inaugural de ARTECHOUSE NYC, Machine Hallucination, de Refik Anadol- utilizan el plugin L-ISA Source Control en una sesión de Logic Pro para adaptar y localizar la partitura de la instalación al entorno inmersivo. Las salidas del procesador se convierten en archivos multipista que se reproducen en el servidor multimedia interno para el video y el audio. El MADI de la computadora se convierte a través de un RME M32 Pro en señal analógica, alimentando los controladores amplificados LA4X. En efecto, L-ISA se convirtió en una extensión del proceso artístico durante la mezcla del espectáculo, permitiendo a los artistas crear y ofrecer nuevas experiencias sonoras multidimensionales para producciones en vivo y grabadas.

“ARTECHOUSE ha sido un proyecto muy satisfactorio a muchos niveles”, dice el diseñador de sonido Jesse Stevens, que diseñó y creó la instalación. Trabajó junto con Kim y el equipo de ARTECHOUSE para desarrollar un sistema que ofreciera la máxima resolución dentro de las limitaciones de diseño necesarias, como no poner altavoces en la zona de proyección. “Teníamos que pensar en un sistema no sólo con nuestro ojo de ingeniero habitual, sino también desde un punto de vista creativo. Tenía que adaptarse a cualquier idea artística, e incluso convertirse en una extensión del trabajo de los artistas”. Stevens pasó a mezclar el sonido para Machine Hallucination, y dice que implementar la rica y hermosa partitura de Keraoglu fue un “sueño hecho realidad”.

Stevens dice que Geometric Properties era una instalación única, dividida en dos mitades distintas, delineadas por las contrastantes partituras de los compositores Michael Stearns y David Levy. “Me pidieron que aprovechara al máximo la tecnología L-ISA y realizara las mezclas en directo de ambas partituras, así como que añadiera y aumentara los efectos de sonido a cada pieza. Así que hubo que trabajar bastante desde el punto de vista de la mezcla, así como añadir algo de diseño de sonido y efectos sonoros, que se ejecutarían como un loop continuo”, explica Stevens.

Primero aparece la partitura de Levy, que Stevens compara con el tráiler de una película de acción. “Es muy dinámica, con muchos elementos muy cinematográficos”, dice. “David viene del mundo de la composición de videojuegos, así que hay golpes muy intensos, sonidos, silbidos, choques y mucha dinámica. Literalmente, la única forma de hacer la mezcla en este tipo de espacio era con L-ISA, porque podíamos tomar esta partitura tan compleja y todos estos elementos, separarlos y colocarlos en diferentes lugares de la sala. También tuvimos que desarrollar una interacción entre los elementos para que el espectador pudiera obtener una mezcla única según el lugar de la sala en el que se encontrara”.

Además, añade Stevens, la mezcla debía considerarse desde todos los ángulos, porque el público camina constantemente por el interior del espacio y experimenta los efectos visuales y el sonido desde cualquier punto en el que se encuentre. “Hay muchas colocaciones específicas de objetos que crean esta interacción entre elementos y trabajan con la dinámica de las piezas”, dice. “Pero también teníamos que ser capaces de dar un paso atrás para asegurarnos de que las perspectivas del audio coincidían con las perspectivas de los elementos visuales en el espacio. Sólo con la tecnología L-ISA podría haberlo conseguido”.

Para la partitura de Michael Stearns, que Stevens caracteriza como “mucho más tenue, más ambiental”, creó una combinación de efectos de sonido y diseño de sonido. “Fue estupendo que el público tuviera un poco de descanso después de la descarga de adrenalina de la primera parte, pero aun así queríamos que coincidiera con el tono y la energía”, dice. “Pude diseñar y previsualizar los efectos de sonido y la mezcla de música en mi estudio casero y luego enviárselo a Michael, Julius y Riki, para que hicieran sus aportaciones y colaboraran. La pieza de Michael tiene muchos efectos de sonido, lo que requirió una edición muy detallada para sincronizarla con los efectos visuales. El movimiento de los efectos añade dimensionalidad y emoción, y era importante que funcionaran en perfecto tándem con los visuales. L-ISA me dio la posibilidad de colocar con precisión todos estos elementos”.

Stevens atribuye a L-ISA el mérito de ser un socio creativo en el proceso. “Lo que es realmente único es que la propia tecnología de L-ISA es increíblemente intuitiva”, sostiene. “Por ejemplo, reproduje todo el audio en un sistema Pro Tools, y grabamos la automatización para la colocación y el movimiento en Pro Tools. A continuación, controlé todo eso con el controlador L-ISA, escuché cada elemento individual y luego grabé su posición o trayectoria en tiempo real. Poder superponer los elementos mientras se grababa la automatización permitió una libertad total para la iteración, lo que fue crucial porque era la única manera de abordar esta mezcla densa y a gran escala. Es un proceso único”.

Kim añade que el impacto de la tecnología L-ISA es evidente en la satisfacción tanto de los artistas como de los visitantes del local y las instalaciones. “No siempre pueden expresarlo con palabras, pero todos lo experimentan de forma visceral”, dice. “Y los compositores y diseñadores de sonido siempre se emocionan al saber que tenemos L-ISA disponible. Se nota que marca la diferencia para todos los implicados”.