¿Imaginas cuantos equipos audiovisuales, de redes y de control existen en un corporativo? Ahora piensa que la empresa que los instala, nunca los ha probado y que utiliza tus espacios como taller de pruebas…  Eso sucede con el 90% de las empresas de integración AV en México y trae como resultado instalaciones sin el desempeño adecuado, retrasos en tiempos de implementación, equipos con fallas técnicas y pobres configuraciones de control y automatización.

Desafortunadamente este es un lugar común… con la honrosa excepción de Multimedia.

Desde hace más de una década, Multimedia ha hecho un enorme esfuerzo para que todos los equipos que se han de instalar en una casa, en una oficina o en un auditorio, vayan perfectamente probados y configurados. Multimedia no experimenta en los hogares o en los corporativos de sus clientes.

Luis Galvan es el gerente de ingeniería en Multimedia y por ende, responsable de que los proyectos de integración de Multimedia funcionen bien y a la primera. “Hemos invertido mucho en capacitación y ahora tenemos el laboratorio de pruebas más completo de México”, nos comenta. “Este es un espacio concebido técnicamente para comprobar previamente que lo que instalaremos en los proyectos será lo correcto y que no habrá lugar a fallas”.

El laboratorio de Multimedia se encuentra en Monterrey y fue diseñado por la firma de arquitectura LOL. Se trata de una sala con toda la infraestructura para comprobar cableados, teclados de pared, controles remotos, placas de conexión, routers, access points, switchers matriciales, ruteos de video, audio, iluminación, automatización y aquí también se comprueban los sistemas de videconferencia, la microfonía o las fuentes de video 4K UHD, por nombrar algunas tecnologías.

Aquí se pre-arman los racks que han de instalarse en los espacios finales de los clientes, de tal manera que se hacen los ajustes necesarios, la configuración y puesta en marcha semifinal; una vez que estos equipos se trasladan a las instalaciones finales, basta hacer conexiones a la infraestructura de la casa u oficina y encender todos los equipos. Los tiempos se reducen drásticamente y se asegura la calidad del servicio. 

Todas las listas de equipos se “cargan” en un software de seguimiento y de check-in, de esta manera al ir haciendo pruebas y verificando que cada componente funcione de la manera adecuada, incluso las pantallas de control y los iPads ya con la programación de cada espacio.

“Tener el laboratorio, nos deja una ventaja competitiva que nuestros clientes la notan; mientras una cuadrilla hace todo el cableado en obra, otro equipo está conformando el rack de equipos para cada zona que ha de trasladarse al espacio final del cliente”, nos comenta el ingeniero Luis Galvan.

Además de mejorar los tiempos de ejecución, esta práctica enaltece el trabajo del personal de operaciones pues enriquece el expertise de los instaladores y hace que se familiaricen de mejor manera con todos y cada uno de los equipos del proyecto.

“El laboratorio es ya un proceso obligado en nuestros proyectos, esto asegura la calidad de servicio y mejora la experiencia de los clientes. Queremos establecer relaciones de largo plazo con nuestros clientes y que ellos confíen en Multimedia como su único proveedor de soluciones tecnológicas”, finaliza Luis Galvan.