Antes de comentar las propiedades físicas del cable (y como dicen los ingenieros de Belden: phisics = electronics), comenzaremos por la protección de los cables para bocina que requieren un uso para exterior. Lo primero que debemos saber es que los rayos UV acaban cuarteando el forro rápidamente, por ello, debemos asegurar que el cable tenga protección contra dicha radiación solar. Esta suele consistir en un carbonato adicionado al forro para evitar que se deshaga con el tiempo.

Lo segundo sería la humedad, archi-enemiga del cobre. Los cables que usan conductores libres de oxigeno suelen venderse como los mejores en “performance”, aquellos que permiten respetar la gama de frecuencias. Más allá de las polémicas que rodean este asunto (hay teorías para todos los gustos), es menos conocido que un cobre sin oxígeno se oxida menos, es decir, resiste mejor la durabilidad que requieren los ambientes húmedos. Por eso, un cable que soporte exterior debiera usar OFC (oxygen-free copper).

Hay otras maneras de contener la humedad en un cable. Por ejemplo, el uso de cobre estañado. La capa de este material otorga una resistencia al cobre y permite su uso en ambientes donde hay condensación de humedad. Es un método económico usado sobretodo en audio distribuido (líneas de 70v). O también la llamada “waterblock tape”, que es una cinta bajo el forro que se empapa de la posible humedad entrante, literalmente como pañal, y evita su contacto con el cobre. O el uso de gel por parte los cables UTP que soportan enterramiento directo (o donde hay riesgo que la canalización se inunde).

Y ¿qué puede hacer el forro mismo del cable para dar protección contra la intemperie? Hay materiales espumados como el polietileno que aíslan los conductores, tanto de la humedad, como de los impactos en actividades de uso rudo (eventos). Cuando necesitemos un cable de máxima resistencia contra el exterior, debemos seleccionar un material distinto al PVC estándar, más apropiado para proyectos de instalación fija.

 Entrando ahora a la pregunta habitual ¿qué calibre es el adecuado para cierta potencia y/o distancia? Lo primero es diferenciar los dos sistemas más comunes de sonorización. Nos referimos a las populares líneas de 70v, y los sistemas de conexión directa (sin el uso de transformadores).

¿Cómo funciona el primero? De forma parecida a las líneas eléctricas de alta tensión. ¿Cómo consiguen llevar las compañías eléctricas potencia a larga distancia? Jugando con la Ley de Ohm, es decir, subiendo el voltaje, para poder reducir el amperaje (que es la energía que el cable se come, lo que la atenuación desgasta).

De este modo, para proyectos con gran número de bocinas y mucha distancia por cubrir, conseguimos conservar la señal hasta destino. La potencia del amplificador se reparte entre las bocinas colgadas del ramal, que van sumando su wattaje y reduciendo muy poco a poco la impedancia.

¿Sufre la gama sonora de la señal? Un poco, sobre todo en las bajas frecuencias, pero en las aplicaciones que usan líneas de 70v este parámetro no suele ser súper crítico. Y respecto al cable, ¿qué conseguimos usando un transformador de subida en origen y otro de baja en destino? Sobretodo reducir la cantidad de cobre, es decir, podemos usar un calibre fino sin problemas. 

Y ¿qué ocurre en las instalaciones de conexión directa entre el amplificador y la bocina? Ahí es donde el calibre del cable cobra extraordinaria importancia: a mayor grosor, menos resistencia y más distancia. El amplificador no solo ve la impedancia de la bocina, sino también la del del cable. Por ello, si ahorramos en un cable finito, estamos reduciendo la entrega de potencia.

Y si colgamos muchas bocinas, obligando a disparar el amperaje, debemos compensarlo con más cobre (con un mayor grosor del cable). Como última recomendación, si duplicando la potencia del amplificador, conseguimos +3dB, pero duplicando la distancia de la bocina, obtenemos -6dB, siempre será más aconsejable poner el amplificador lo más cerca posible de las bocinas.

En Belden contamos con una tabla de distancias seguras según calibre y sistema de sonorización.