DSCI0331

Antonio Zacarías es un personaje de la industria del audio en México. De carácter serio, también se distingue por una franqueza exponencial. De pensamiento claro, apuesta siempre por el compromiso y la lealtad. Ingeniero Industrial por la Universidad Iberoamericana nunca guardó ilusiones para hacer que su hobby fuese su profesión, pero el audio tiene extraños caminos y te atrapa para siempre.

1- Mi madre era maestra de piano y en su juventud ofrecía recitales, me intentó enseñar a tocar, pero no tuvo mucha suerte.

2- Apenas en cuarto de primaria ya estaba interesado en coleccionar discos, para sexto año ya hacía mis propios casetes. En secundaria ya tenía mi mezcladora, así que ofrecía mis servicios de renta básica de equipo y de música mezclada para fiestas.

3- Conocí a José Sandoval en 1982. También se dedicaba a la renta de equipo para fiestas. Él tenía más experiencia y mucho mejor equipo que yo. Nos hicimos amigos pues compartíamos gustos e intereses.

4- Los ochenta era una época oscura para la industria del audio en México. Era realmente complicado comprar equipo. Hermes prácticamente era la única opción, así que Laredo y McAllen eran los viajes socorridos para los incipientes empresarios del audio en nuestro país. Soñábamos con tener un sistema Meyer o una mezcladora Harrison o Soundcraft. Anhelábamos algún día trabajar como lo hacía Clair Brothers o Showco. México estaba muy lejos de esos estándares.

DSC_7832 MEYER0193 MEYER0233

5- En 1986 yo estudiaba el segundo semestre de la carrera y empecé a trabajar de manera ocasional en Audio Concepto –la empresa de José Sandoval. Esencialmente como técnico.

6- El famoso concierto de Rod Stewart en el estadio de la Corregidora en Querétaro en 1989 marca un momento en la industria del audio. Lo recuerdo muy bien. Se recurrió a varias empresas para poder completar la cantidad de cajas requeridas para sonorizar el lugar. Las JBL Concert fueron las elegidas.

7- En 1990 terminé la universidad y me dediqué de lleno a Audio Concepto. Estuve siete años; fue intenso aprendizaje, pude combinar mis estudios de ingeniería, aprendí inglés, viaje por todo el país, me propuse desentrañar productos y soluciones. Ahora que lo recuerdo fue una carrera súper acelerada.

8- A mediados de los años noventa, Audio Concepto se distinguía por tener los sistemas MSL3 de Meyer siempre bien configurados, en perfectas condiciones. Ese era mi trabajo.

9- Cuando Scott Glendhill viene a México a ofrecer certificación de los equipos, se sorprende del nivel que manejábamos en Audio Concepto. Inmediatamente me ofrece trabajo pues venía a abrir la oficia de Meyer Sound en México. Fue un poco incómodo y doloroso, pero tuve que perseguir mis sueños y renunciar a la empresa que me ofreció tanto aprendizaje.

10- Hacía José Sandoval sólo tendré siempre palabras de agradecimiento, él me ofreció una oportunidad invaluable

11- Meyer Sound México empezó en 1997. Sólo éramos Valentín Vite en ventas, Mauricio Ramírez “Magú” en capacitación y yo en el área de soporte técnico.

12- Aprendí a reparar cajas, a hacer mantenimiento correctivo. Mi trabajo también era diseñar sistemas. No había sistemas de predicción, así que usábamos un programa de dibujo donde presumíamos una cierta cobertura de acuerdo al modelo de altavoz empleado y trasladándolo a los planos del lugar.

DSC_5048 DSC_6812 DSC_4975

13- Estuve 15 años en Meyer Sound México. Tuvimos un crecimiento inesperado. Pronto nos convertimos en la oficina de soporte para toda Latinoamérica. Nos tocó el acelerado crecimiento de la industria del espectáculo y por ende de los sistemas de audio.

14- Fuimos extremadamente exitosos con arreglos lineales; como dato habrá que decir que nadie en el mundo vendió más cajas MILO que las más de 1200 colocadas en nuestro país.

15- Las ventas en México llegaron a ser el 10% de la facturación global de Meyer. Creamos los departamentos de contabilidad, administración, marketing, soporte, diseño pero sin dudarlo nuestra área de educación fue puntal de nuestro éxito. Formamos profesionales de alto nivel que ahora están colocados en diversas empresas o que han apostado por ser emprendedores

16- Scott Glendhill fue quién visualizó Meyer Sound México. Él fue la mente, a mi me tocó ejecutar los planes. Fuimos la primera oficina de fábrica directa. Ese concepto innovador nos generó mucha confianza entre las compañías de integración y renta ya que no trataban con un dealer  o un distribuidor; eran socios comerciales de Meyer directamente.

17- En México hay mucha pasión por el audio, a veces incluso es más esta emoción que la factibilidad real por hacer negocios

18- En 2012, yo tenía inquietudes de crecer, así que se los expuse de manera personal a John y Helen Meyer. El trabajo en México y Latinoamérica me avalaba, así que me ofrecieron el puesto de Vicepresidente de Ventas Globales, trabajo que antes realizaba Helen. La condición era mudarme a California y trabajar directamente en la fábrica.

19- Mi trabajo hoy día es sobre planeación y estructura de negocios. Trabajo de la mano de marketing y ventas para lograr mejores estrategias para colocar nuestros productos en los mercados internacionales.

20- He dirigido, he planeado, he ideado, he vendido, he dado soporte técnico, he diseñado sistemas, he reparado equipo, he dado clases incluso –recuerdo que el día que nació el hijo de Magú, tuve que suplirlo en un seminario en Miami. Tal vez lo que más me gusta es asesorar técnicamente y tener contacto directo con los clientes.

21- Soy un apasionado de la música, en mi casa me encanta escuchar y probar sistemas. No me canso de estar entre cables y bocinas todos los días.

DSC_6108 P3030038 AntonioBGH1

22- Mi reto es entender las formas de pensar y de hacer negocio en diversas latitudes. Las barreras culturales y de idioma son un reto constante. Tengo que traducir las necesidades de nuestros socios comerciales en el mundo y acoplarlas a la filosofía de la empresa.

23- En México se hacen negocios con gente apasionada y que se divierte con lo que hace. Es un país que le pone mucha energía a la industria del audio. Nuestra debilidad es el tema de la informalidad y falta de compromiso. Seríamos mucho mejores profesionales si cumpliéramos lo que prometemos.

24- Es indudable el crecimiento del mercado de instalación fija. Las soluciones sonoras comerciales y corporativas son ya de un interés muy específico para Meyer.

25- Constellation sin duda es nuestro mayor aporte a las instalaciones fijas. Sirve en auditorios para asistir a la reverberación de un lugar –de manera electrónica- pero con un sonido excepcionalmente natural. Pero también está instalado en salas de junta o meeting rooms de empresas como Apple o Google; de esta manera no se necesita refuerzo sonoro ni microfonía. Otra aportación es la línea Inteligent DC, en aplicaciones donde no podemos tener contactos de 120V para cajas autoamplificadas o no queremos correr ductos, esta linea es la alternativa ideal que ofrece versiones para instalación de nuestras cajas amplificadas.

26- Meyer también apuesta por materiales acústicos como su gama Libra, soluciones específicas para cines, distribución de audio con D-Mitri o Mapp Online Pro, todo esto demuestra que nuestra compañía realmente está preocupada por atender retos de los integradores.

27- John y Helen Meyer son excelentes empresarios, pero más allá son personas maravillosas de gran calidad humana. Son visionarios y los considero mis mentores. Doy gracias por haberlos encontrado en el camino y pertenecer a esta gran familia.

28- Me sorprendo de la eficiencia de mis compañeros de trabajo. Aquí el ritmo es vertiginoso  y la gente opera en base a resultados. No se trata de trabajar más horas, sino de ser muy productivo; creo que es mucho de la filosofía de las empresas del norte de California, de lo cual hay mucho que aprenderles.

29- Mi familia está muy a gusto. Nuestra calidad de vida ha mejorado sustancialmente. A mi esposa y a mi nos ha costado más trabajo, mi hija se ha adaptado sin problema alguno. Si que extrañamos México.

30- No creo en el desarrollo individual aislado. Mi satisfacción personal, familiar y profesional van de la mano con el crecimiento de la compañía, así que el reto es que Meyer ofrezca más y mejores soluciones a los integradores y especificadores, a los ingenieros y a los empresarios. Mi reto personal es expandir los mercados internacionales y en eso estoy trabajando muy a gusto todos los días.