Stranger than Kindness: The Nick Cave Exhibition

La música es fundamental en la vida y la obra del icono del rock Nick Cave, y para garantizar que sus sonidos se reprodujeran con la potencia y la sutileza adecuadas en una nueva exposición que recorre su trayectoria creativa, los creadores de la muestra trabajaron con la empresa danesa de integración audiovisual Stouenborg para diseñar sistemas potentes y controlados con precisión de altavoces autoamplificados Meyer Sound.

Titulada “Más extraño que la bondad”, la exposición, que ha sufrido retraso por la pandemia, se estrenó el pasado mes de junio en el Black Diamond, una extensión del museo de la Biblioteca Real Danesa de Copenhague.

La importancia del sonido se vio acentuada por la implicación directa de Cave junto con su compañero de banda y colaborador de muchos años, Warren Ellis, que juntos concibieron y grabaron los paisajes sonoros de la exposición. La diseñadora Christina Back dirigió el equipo de la exposición en nombre del museo Black Diamond.

“Queríamos una experiencia inmersiva”, dice Back. “Queríamos que la gente estuviera libre en el espacio, sin auriculares, y que tuviera todos sus sentidos -incluso los pequeños pelos de la nuca- sintonizados con lo que les rodea”.

La exposición ocupa ocho salas en el sótano del Black Diamond, siete de ellas con instalaciones de sonido. “Tenemos un sistema de altavoces principal en cada sala que reproduce la atmósfera musical principal”, dice Janus Jensen, el ingeniero de sonido de la exposición, “y luego hemos colocado pequeños altavoces para extender la atmósfera, o para conectar con imágenes u objetos en esa sala”.

La selección de los altavoces fue fundamental, ya que el concepto exigía potencia y claridad combinadas con un control que impidiera que el sonido de cualquiera de las múltiples experiencias de inmersión se extendiera a los espacios adyacentes.

“Desde el principio del proceso, especifiqué los altavoces Meyer Sound”, dice Kaspar Stouenborg, director del proyecto de las instalaciones audiovisuales y director general de la empresa que lleva su nombre. “Sabía que el sonido iba a ser una parte muy importante de la exposición, así que quería asegurarme de que Nick Cave y Warren Ellis tuvieran plena libertad para hacer que sonara exactamente como ellos querían. Sabía que podía conseguirlo con los altavoces Meyer Sound”.

Un total de 29 altavoces autoamplificados Meyer Sound están colocados para lograr el máximo efecto a través de las siete salas, con dos subwoofers compactos MM-10™ que añaden el impacto de los graves donde sea necesario. Se emplean cinco modelos diferentes de rango completo, escalados para lograr una gama de efectos que van desde el máximo impacto (ULTRA-X40™), un equilibrio de potencia y flexibilidad de colocación (UPM-1XP™, UP-4XP™ y UP-4slim™), y una colocación discreta como fuente de imagen puntual para un instrumento o efecto específico (MM-4XP™).

La exposición en su conjunto utiliza 32 canales discretos de audio que se reproducen desde un MacBook Pro y se controlan con el software QLab 4. Muchos programas de audio se reproducen en bucles extendidos, de modo que el diseño sonoro de la exposición cambia según la hora del día.

“El sistema de sonido resultó definitivamente como esperaba”, resume Christina Back, “y por mi experiencia trabajando con el sonido, es una herramienta poderosa en un entorno de exposición».

Patrocinada por Gucci, “Stranger than Kindness” se inauguró en junio de 2020 y, tras un cierre provisional debido a la COVID-19, está previsto que vuelva a abrir durante un periodo prolongado más allá de su cierre originalmente previsto para febrero de 2021.